La Paradoja Berlusconi

Durante todos estos años de égida Berlusconiana, cuando uno se encontraba a un italiano tarde o temprano le preguntaba: “¿Cómo demonios podéis votar a Berlusconi?” Las respuestas siempre solían ser dos: 1. No lo sé, no conozco a nadie que lo vote; 2. Yo no lo voto. Y aun así, se mantenía inamovible en el poder. Es lo que podríamos llamar la Paradoja Berlusconi.Ganar elecciones en el caso de Berlusconi casi era lo de menos, un medio para otros fines más allá que el de ejercer el poder. Había, además, dos objetivos al menos tan importantes como ese: conseguir la inmunidad judicial que da el cargo de primer ministro y afianzar y agrandar su imperio mediático. Este segundo aspecto es vital para entender la Paradoja Berlusconi: sin su control de la televisión italiana tal vez no habría aguantado tantos tiempo en el poder.

Ahora, lo que no lograron las velinas, la corrupción, el uso descarado de la función pública en provecho propio lo han conseguido la crisis de la deuda soberana, el FMI y Merkozy. Berlusconi dice que lo deja, o tal vez sea que Italia lo deja a él. El caso es que sus bromitas ya no son simpáticas, que mirarle el culo a la primera ministra danesa en una cumbre ya no hace gracia, que su presencia al frente del Gobierno es la principal causa del cerco al que los mercados someten al país más que los ya de por sí pésimos números de la contabilidad pública.

Puede que ahora, cuando Berlusconi anuncia que se va, la Bolsa de Milán suba, el diferencial del bono italiano con el alemán baje y el panorama italiano mejore substancialmente. Al fin y al cabo, un componente básico de esta crisis (como de prácticamente todas las crisis capitalistas, de hecho) es psicológico, y los cambios de humor son tan beneficiosos para los mercados como un robusto paquete de recortes sociales.

Ahora bien, pasada la euforia porque ha desaparecido del mapa el bufón responsable de todos los males, estos, tozudos, reaparecerán. Y la tragicomedia italiana seguirá siendo la misma: los mismos (malos) datos económicos, la misma confusión entre cosa pública y negocios privados, el mismo machismo en la sociedad, la misma carencia por ponerse en mano de caudillos, cavalieres, capos en definitiva, los Andreotis, Craxis y Berlusconis, la misma Italia bipolar, partida entre la derecha derecha que siempre manda y la izquierda izquierda que nunca puede hacerlo ni cuando gobierna, entre el Milan y la Juve, entre el Papa y Nanni Moretti, entre Tangentopolis y la Mafia por un lado y la innegable vitalidad de su sociedad civil por el otro.

La Paradoja Berlusconi en su estado más puro será que, al poco de irse, habrá muchos que le echen de menos si no a él (cosas peores se han visto), a alguien como él.

Y si no, ya se encargarán sus teles de decir que es así.

Anuncios

2 pensamientos en “La Paradoja Berlusconi

  1. Jo, estant aquí, en coneixo uns quants que obertament voten a Berlusconi… A mi em sorprén quant oberta és la gent (els italians) quan es parla de política, de fet potser els rara avis som nosaltres… però aquesta és una altra discussió.

    De totes maneres, a veure qui guanya les eleccions aquestes que diuen que convocaran… Dubto que Bersani (àlies Gargamel) se’n surti. De fet, a les últimes eleccions va ser la Lega Nord, amb el seu discurs racista, populista, xenòfob, etc… qui va fer possible un nou govern Berlusconi. Ho tornarà a fer amb Angelino Alfano… qui sona com successor de Berlusca.

    Però al final als italians els dóna una mica igual… ells s’espavilen… com deia Guicciardini : “O Franza o Spagna purche se magna”

  2. Pingback: Poble de la ‘llibertat’? Segur? « Pensaments dispersos

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s