La victoria ideológica de la ortodoxia

Me quedé muy tranquilo el viernes cuando escuché que en este siglo Alemania no tiene la intención de dominar Europa. Sólo quiere cambiar la “cultura” en las cosas del dinero de los países del sur. Muy tranquilo me quedé, decía, de escuchar a Angela Merkel afirmar que no quiere dominar Europa. A la antigua usanza, se entiende, con acorazados, soldados y demás. Más que conquistar, lo que Angela Merkel y Alemania quieren es generalizar su forma de entender la economía, que todos los países que están en la zona euro y quieren seguir en ella actúen como Alemania porque no hay más alternativa de pensamiento económico que su agenda.

Esta agenda tiene hasta nombre. Se llama Agenda 2010, la impulsó en el 2003 Gerhard Schroeder y era un paquete para revitalizar la economía alemana en el siglo XXI. Algunas medidas de la Agenda2010: reforma del sistema sanitario, reforma de las pensiones (aumentando la edad laboral hasta los 67 años), recortar el funcionariado, reformar (para desregular) el mercado laboral; reformar el subsidio por desempleo.

Ahora, esta Alemania que no quiere dominar Europa pretende (y consigue) que en las Constituciones ajenas se imponga el rigor presupuestario. Antes un país cambiaba Constituciones de otras naciones invadiéndolas; ahora sólo hace falta llevar a Grecia hasta el precipicio y negarse a que el BCE emita eurobonos. Recapitulemos: ¿En qué situación estamos en la recta final de esa cumbre que debe refundar Europa o dejar morir el euro? Alemania y Francia, sobre todo Alemania, quieren una unión fiscal, una autoridad supranacional que controle el déficit y la deuda de los países de la eurozona, con las correspondientes sanciones para quien no cumpla los deberes. Disciplina y rigor germano para dotar al euro de la política común que no se le dio cuando nació. La cruz de este discurso, lo que ya se llama nacional-populismo, es que esto es necesario porque los manirrotos países del sur han vivido por encima de sus medios y ahora hay que imponerles las bondades no ya del modelo alemán, sino de su cultura, casi de su carácter: austeridad, disciplina, trabajo. “Estamos a favor de una determinada cultura de la estabilidad y del crecimiento”, dijo Merkel en su discurso del viernes.

El mejor truco que el diablo inventó fue hacer creer al mundo de que no existía. Sin duda el mejor truco del liberalismo es haber logrado que el discurso más liberal en lo económico sea el único que queda en pie a pesar de que el origen de esta crisis es financiero, el sector económico que se rige por los principios y las reglas más puramente liberales. Es un discurso que considera lo público ineficaz e improductivo por definición, un lastre para la iniciativa privada, un freno al desarrollo económico. Por tanto, la solución a todos los males pasa, como la Agenda2010, por recortar el peso de lo público.

Lástima que el fuerte crecimiento de la deuda pública de los Estados sea consecuencia de su intervención para frenar la crisis y no la causa de esta. Lástima que entre el 2008 y el 2010 el sector bancario europeo recibiera 1,6 billones de euros en ayudas públicas (el 58% de las cuales, para los bancos de Irlanda, Inglaterra y, sí, Alemania, que se llevó un 15% de ese dinero público). Lástima que tradicionalmente hayan sido los defensores del dogma liberal los que se han opuesto a políticas de integración europeas, también en el ámbito económico, y que sea la falta de estas políticas comunes uno de los motivos que nos ha llevado hasta donde estamos.

No, Alemania no quiere dominar Europa; sólo quiere que comulguemos con ruedas de molino. Habrá que hacerlo para salir adelante, es lo que tiene el pensamiento único. Pero por lo menos tendríamos que darnos cuenta de que lo que está ocurriendo en Europa a la sombra de la crisis económica es una aplastante victoria de los planteamientos liberales de entender la economía pero también las estructuras sociales y hasta qué es y qué no es un derecho fundamental (“No hay un derecho a la salud porque esta depende del código genético de la persona y de sus hábitos. Estos factores convierten la salud en un bien privado que depende de cada ciudadano y no del Estado”. Boi Ruiz, conseller de Salut de la Generalitatde Catalunya). ¡Qué lejos quedan esos tiempos en los que Nicolas Sarkozy hablaba de “refundar el capitalismo” para acabar con estos excesos liberales del sistema que habían causado la crisis!

Estamos presenciando una victoria ideológica, porque de ideología hablamos, cuya avanzadilla son esos tecnócratas que, dice la propaganda, simbolizan la gestión sin ideología. En algo estoy de acuerdo con Merkel: todo esto es una descomunal derrota de la política.

PD 1: Hay gente fuera del pensamiento único. “But the truth is nearly the opposite. Although Europe’s leaders continue to insist that the problem is too much spending in debtor nations, the real problem is too little spending in Europe as a whole. And their efforts to fix matters by demanding ever harsher austerity have played a major role in making the situation worse”.  Krugman, siempre Krugman y pocos más.

PD 2: Sobre el nacional-populismo: La austeridad sin límites en Europa amenaza con llevar a Alemania a la recesión. Dicho de manera muy simplista: Alemania producía; Alemania exportaba; los bancos de Alemania daban crédito a países europeos para que pudieran importar sus productos; muchos países europeos usaron el crédito para hinchar su burbuja inmobiliaria, lo cual también permitía seguir consumiendo; se pincha la burbuja; se dispara el déficit por el descenso de ingresos; se necesita más deuda y esta se encarece; recortes; austeridad; se contrae el consumo; Alemania deja de exportar.

Anuncios

Un pensamiento en “La victoria ideológica de la ortodoxia

  1. Pingback: Hacia un amanecer dorado | Décima Avenida 2.0

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s