Kim Jong-il y el rey de España

Entiendo que Twitter, entre otras cosas, es un medio para demostrar cuán ingeniosos somos en 140 caracteres. Ingenio supuestamente puro, sin matices, que debe impactar, arrancar una sonrisa y hacernos pensar. Más o menos como los tweets que menudearon tras la muerte del Amado Líder coreano, Kim Jong-il, en el que se comparaba el régimen de Corea del Norte con la monarquía española. Al fin y al cabo –y aquí hago un mix de tweets de más de 140 caracteres, con perdón—son regímenes hereditarios, al jefe del Estado lo nombró un dictador, los medios elogian hasta el rubor la inteligencia y las virtudes de los mandatarios, los cabezas de familia lideran familias corruptas y hasta llevan gafas de sol. Seguro que me olvido algo, con perdón, de nuevo.

Estas comparaciones no son originales. Es habitual, por ejemplo, equiparar cualquier acto de racismo con el apartheid; referirse en España a los Balcanes cada vez que hay un problema de estructura del Estado; afirmar que la policía española (o italiana, o griega, o francesa) reprime las manifestaciones como la egipcia o la siria; acudir a Pamplona y reivindicar “Iruña como capital unida e indivisible de Euskal Herria” con una kufiya en el cuello (nada menos)… Hablar de asesinatos masivos ya no es suficiente: hay que acusar de crímenes de guerra, o mejor, de genocidio, si no parece que lo de Gaza o lo de Chechenia, por decir algo, es poca cosa. Sobre el uso de la palabra holocausto, prefiero que hable gente como Norman Finkelstein.

Desde la izquierda, la comparación favorita es con el fascismo y el nazismo (aunque con el término islamofascismo los neocón hicieron un movimiento para arrogarse el derecho al símil desaforado). Lo de los israelíes contra los palestinos es como lo de los nazis, así, obviando que la ocupación israelí tiene muchas caras horrendas y ninguna solución final. Cualquier político de derechas es facha, y el fascismo está agazapado tras la decisión de cualquier gobernante que no satisfaga a un colectivo que se considera de izquierdas. En el movimiento inverso, el gulag y el estalinismo solían ser las comparaciones recurrentes, aunque del 11-S para acá una ganó terreno para quedarse: cualquier acción contra según qué políticas y gobiernos es terrorismo, y cualquier crítica contra esas políticas y gobiernos, apoyar el terrorismo. La tesis de que todos los terrorismos son iguales es la quintaesencia de las comparaciones fuera de lugar.

El problema de este asunto no es que Juan Carlos I, por volver al ejemplo inicial, se sienta dolido porque se le compara con King Jong-il. Eso es irrelevante. Lo obsceno es comparar el terrible impacto de la dictadura sobre la población de Corea del Norte con el debate de si en la España del siglo XXI la institución monárquica está trasnochada. Otro ejemplo: decir que los catalanes son los judíos de España como suelen argumentar los independentistas es minimizar la persecución durante siglos de los judíos y tan sólo aporta falta de rigor al debate sobre el encaje (o no) de Catalunya en España. La falta de rigor es otro problema: estas comparaciones sólo quitan razones a las causas que supuestamente se defienden cuando se utilizan. Ejemplo: lo que ocurre en Palestina es bastante grave de por sí sin necesidad de recurrir continuamente al nazismo. Es más, comparar alegremente con el nazismo perjudica a los palestinos.

Lo siento, pero lo único que tienen en común Juan Carlos I y King Jong-il son las gafas de sol. Cualquier otra comparación, aunque sea en broma, es una risotada a costa del sufrimiento de los coreanos del norte

Anuncios

Un pensamiento en “Kim Jong-il y el rey de España

  1. Un apunte: últimamente el término nazismo está siendo más utilizado por la derecha que no por la izquierda, sobre todo la derecha centralista al referirse al nacionalismo periférico (o nazionalismo, como les gusta citar).

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s