Patos israelíes

Algo me pasa, debe de ser la edad, o la próxima llegada de la primavera. Algo me pasa, porque escucho al primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu, hablar ante la AIPAC y estoy de acuerdo con él, coincido plenamente, aplaudo sus palabras y me sumo a ellas con fervor. Tiene razón Bibi: “Ladies and gentleman, if it looks like a duck, if it walks like a duck, if it quacks like a duck, then what is it? … That’s right, it’s a duck! But this duck is a nuclear duck. It’s time the world started calling a duck a duck.” No tengo más remedio que admitirlo. Es tal mi arrobamiento que alegremente me sumo a las filas de Bibi, me convierto en el más fiel de sus soldados y voy a ver si identifico algunos patos a los que llamar patos en Oriente Próximo.

— Hay un país en Oriente Próximo del que sabemos seguro que tiene un arsenal nuclear cimentado a espaldas de la comunidad internacional, fuera del radar de los inspectores internacionales y logrado de forma irregular, heterodoxa e ilegal. Sí, es Israel. Cua cua.

— Hay un país en Oriente Próximo que tiene un arsenal atómico que lleva ya unos años hablando día sí, día también de atacar, bombardear, declarar la guerra a otro país de Oriente Próximo. Sí, es Israel. Cua cua.

— Hay un país en Oriente Próximo que desde su fundación desafía continuamente la legalidad internacional, desprecia los foros multilaterales, va por libre en diplomacia y lleva a cabo de operaciones de sus servicios secretos, muchas veces sangrientas, muchas veces chapuceras, en países extranjeros, amigos y enemigos, sin informar a nadie ni importarle las consecuencias. Sí, es Israel. Cua cua.

— Hay un país en Oriente Próximo con un amplio listado de acuerdos vulnerados, pactos reinterpretados, pleitos basados en la ausencia de una coma y argumentarios delirantes. Un país, por decirlo de forma suave, que no es de fiar porque su propio interés es el objetivo supremo por el cual todo lo demás y todos los demás es sacrificable. Sí, es Israel. Cua cua.

–Hay un país en Oriente Próximo que lleva años vendiendo al mundo liebres por patos, racismo por derechos humanos, opresión por libertad, discriminación de millones de personas por democracia, dirigentes con las manos manchadas de sangre por palomas, bombardeos por asesinatos selectivos, lucha contra el terrorismo por represión contra un pueblo ocupado. Cua cua. Aún diría más: cua cua cua cua cua.

PD: Netanyahu, al margen de viajar a Washington y exigirle a la primera potencia del mundo que se embarque en una guerra, es un hombre al que le gustan las metáforas.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s