Paraules d’amor

Hay una enorme diferencia entre cantar por la paz y ofrecer un concierto en Tel-Aviv, viene a decir en este artículo de The Independent Omar Barghouti, de la Palestinian Campaign for the Academic and Cultural Boycott of Israel. El ejemplo está muy manido, pero no por ello deja de ser cierto: Peter Gabriel no cantó Biko ante un público 100% blanco en Pretoria para reivindicar el fin del racismo y animar a los sudafricanos a abrazar a sus compatriotas negros y acabar juntos con el régimen del apartheid… que crearon los blancos contra los negros. Pues eso: cantar por la paz en Oriente Próximo es plantarse en Ramala o coger la guitarra en Abu Dis, con el muro como telón de fondo, no montar el escenario en el estadio de Ranat Gan.

De todos los argumentos que esgrimen los artistas que desoyen las voces a boicotear Israel por la ocupación de los territorios palestinos, ese, que lo suyo es un concierto por la paz, es uno de los más irritantes. “Tenemos un compromiso con gente a la que queremos en Israel, amigos nuestros que están peleando por una Israel y una Palestina más justa y yo voy a estar ahí al lado de mis amigos israelíes que ahí están peleando, que no es el Gobierno”, dijo Joan Manuel Serrat para justificar su concierto en Tel-Aviv. Y ahí que me lo imagino yo, cantando Mediterráneo en la capital de Israel, amontonado en tu arena guardo amor, juegos y penas, tal vez mano a mano con Noa (“I can only wish for you that Israel will do the job we all know needs to be done, and finally RID YOU of this cancer, this virus, this monster called fanaticism, today, called Hamas”), ante un auditorio repleto de argentinos, que dijo Sabina, una mayoría aplastante de ellos militares o exmilitares, que cuando Serrat entone eso de Yo, que en la piel tengo el sabor amargo del llanto eterno igual buscan a su alrededor alguien con quién hacer la paz y no encuentran a nadie, claro, ya que allí no hay ningún palestino, ni cantor ni embustero ni siquiera con alma de marinero, ya que aunque hubieran querido no hubiesen podido acudir a ese concierto por la paz. Peculiar manera de cantarle a la paz cuando sólo te escucha una audiencia del país que oprime.

Pero al menos estos artistas que prefieren cantarle a la paz en lugar de trabajar por ella se ven obligados a dar explicaciones que los dejan un pelín retratados para las hemerotecas del futuro. Esa ya es una victoria del movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra el Estado de Israel, responsable de la campaña internacional que busca que a Israel se la trate como a Suráfrica en su momento. Una campaña que crece, que gana adeptos, que logra triunfos, y que enfurece al Gobierno israelí y pone de los nervios a los israelíes. Sólo así se entiende que la Knesset aprobara una ley por la que todo aquel que reclame el boicot puede ser enviado a los tribunales, todo un homenaje al Boicotéame de Ilan Pappe.

Y es que, como decíamos a cuenta de la histérica relación al poema de Gunter Grass, pocas cosas ponen tan nerviosos a los israelíes como que alguien les diga vosotros no sois occidentales, sois tan orientales como vuestros vecinos árabes. Israel denosta Europa, pero ya que no puede ser Estados Unidos al menos quiere ser un país europeo, occidental. Y a un país europeo, occidental, no se le boicotea, no se le sacan los colores en público. La imagen que Israel tiene de sí misma (y con la que quiere que el resto del mundo comulgue) es la que transmite la web del Comité Organizador de Londres-2012: en un apartado pone que Israel forma parte de los países europeos que competirán en los juegos. Y en otro, que Palestina es uno de los países asiáticos que acudirán a la cita olímpica. ¿Suena demencial? Antes de reírnos, pensemos: ¿Contra quién compite si no la selección israelí de fútbol y contra quién juega la palestina? Bueno, en este caso si encuentran portero, ya que el que solía jugar bajo los palos, Mahmud al Sarsak, lleva más de 70 días en huelga de hambre como protesta porque está detenido desde el 2009 sin cargos y sin juicio. A sus oídos no creo que lleguen las paraules d’amor por la paz.

@jcbayle

Anuncios

9 pensamientos en “Paraules d’amor

  1. Pingback: Samaria sin ti

  2. Pingback: ‘Samaria sin ti’ o la ignorància perillosa i insultant dels progres acrítics | [···]

  3. Pingback: Samaria sin ti | Décima Avenida 2.0

  4. Pingback: Muñoz Molina, confundido en Jerusalén | Décima Avenida 2.0

  5. Pingback: ‘Big Bang’ de Hawking a Israel | [من فلسطين]

  6. Pingback: ‘Big Bang’ de Hawking a Israel | Décima Avenida 2.0

  7. Pingback: En respuesta a | Décima Avenida 2.0

  8. Pingback: Gaza | Palestina en el corazón

  9. Pingback: A los trovadores y escribas de la paz | Décima Avenida 2.0

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s