Pain in the ass

Hay que admitir que los españoles, cuando nos lo proponemos, somos imparables. Ya está, ya lo hemos logrado, España ya está en la Champions League de la información internacional, todo el mundo habla de nosotros, estamos en la portada de toda la prensa europea no porque acusen de forma injuriosa a nuestros héroes del deporte de ganar siempre a los franceses gracias al dopaje sino en la prensa seria, la que cuenta, The Economist, The Finantial Times, Le Monde, The Wall Street Journal, The Guardian, el Bild, y no estamos en News of the World porque ya no existe, imaginaos los titulares.

Pain in Spain, Insane in Spain, los premios Nobel de Economía se pegan por hablar de nosotros, hemos logrado poner en peligro la reelección de Barack Obama, hemos acuñado el concepto de rescate blando (no quiero ni pensar en cómo debe de ser el rescate duro, así, a pelo), nos cargamos a Sarkozy, tenemos contra las cuerdas a la Merkel y cuidadín con el Cameron, que repatriamos a Mata y Torres.

Por fin se ha cumplido el sueño de Aznar, por fin estamos en el meollo de dónde se deciden las cosas, ha llegado el momento en que el mundo está pendiente de nuestras decisiones, de si pedimos el rescate, de si cumplimos el déficit, de si Mariano calla, de si De Guindos otorga, de si Montoro no sabe inglés, de que sí, de que no, de que caiga un chaparrón. Total, qué se han creído los alemanes, ¿no se dan cuenta de que si se hunde España con nosotros se hunde el euro, y ya no tendrán a quién exportar? Menos lobos, Angela, menos lobos, a ver quién te va a comprar si no los Wolksvagen y los Mercedes.

Gracias Aznar, gracias ZP, gracias Mariano, gracias PSOE, gracias PP, gracias CiU. De verdad, gracias a todos, a los que cito y a los que injustamente olvido, gracias al plan E, a la vieja/nueva Europa, a los brotes verdes, a eso de Europa no nos dice cuál es nuestro déficit, a eso de tenemos el sistema financiero más sólido del mundo, a ya estamos en el G20, qué bien, al cheque bebé, a los 400 euros, a los AVE a ninguna parte, a los aeropuertos vacíos, a las reformas de las reformas de las contrarreformas laborales, a los gestores de las cajas, a Bankia, a Rodrigo Rato, a Carlos Dívar, a los supervisores financieros, al tocho y a los tochos, a los que aprendieron economía en dos tardes y a los que impartieron esas clases, a los 200 de Barcelona y al palco del Bernabéu.

Gracias a todos España ocupa por fin el puesto por el que todos hemos estado trabajando, y luchando, y sudando, y arrimando el hombro durante años, décadas, siglos: un descomunal y mayúsculo pain in the ass.

Y lo más divertido está por llegar.

@jcbayle

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s