El 51º Estado (hebreo) de la unión

Leo en una crónica de ‘The Wall Street Journal’ que en su  libro ‘No Apology’ el candidato republicano a la presidencia de EEUU, Mitt Romney, se preguntaba: ¿Cómo pueden los israelíes haber creado una economía altamente desarrollada basada en la tecnología mientras sus vecinos palestinos todavía no han entrado en la economía industrializada? Se dice que a uno lo definen sus respuestas, pero hay preguntas que retratan mucho más, y esta es una de ellas. Aun así: hay muchas respuestas a la  pregunta que tanto desasosiega a Romney, todas ellas obvias. Ahí va una, gratis: lo del desierto convertido en vergel es un mito más del sionismo que ha sido conveniente rebatido por infinidad de autores y por la evidencia de que la barra libre de dinero estadounidense que fluye cada año hacia el Estado hebreo garantiza el desarrollo económico de cualquiera (1).

Me imagino a Romney meditabundo, reflexionando sobre esta pregunta, hasta que el lunes se plantó en Jerusalén, celebró en el King David un acto con potenciales donantes (entre ellos, el simpar Sheldon Adelson)  y, tal vez imbuido por el aura especial de la ciudad, encontró la respuesta: “If you can learn anything from the economic history of the world, it’s this: culture makes all the difference…And as I come here and I look out over this city and consider the accomplishments of the people of this nation, I recognize the power of at least culture and a few other things”. O sea: Israel es un vergel tecnológico de primer orden y Palestina una ruina gracias a la cultura y a unas pequeñas cosas más: apenas decenas y decenas de billones de dólares costeados  por los contribuyentes estadounidenses durante décadas en un caso; más de 60 años de ocupación (por no hablar del colonialismo y bla bla bla) por el otro. Minucias, vamos.

Sostener que la miseria de los palestinos se debe a su cultura (que es árabe) y la riqueza de los israelíes, a la suya (que es judía), entra dentro del terreno del racismo, al margen de ser una falsedad. No quiero hablar de esto en este post, tan sólo diré que no creo que Romney sea racista. Bueno, para ser exactos no creo que sea el racismo la motivación de sus palabras en Jerusalén. En este viaje por Israel, Romney también ha dicho que Jerusalén es la capital de Israel, exactamente lo mismo que dijo Barack Obama en un discurso ante la AIPC en plena campaña del 2008. Es esto lo que me interesa destacar: cuanto más furibundo sea en su apoyo a Israel un candidato, incluso hasta el punto de caer en el racismo o de pasarse por el forro la política exterior de su propio país, más posibilidades cree que tiene de ganar las elecciones.

A pesar de lo que dijo en campaña, Obama no ha ordenado llevar la embajada de EEUU de Tel-Aviv a Jerusalén. Ni lo hará Romney en caso de que gane las elecciones. Al igual que Obama (y John McCain) hace cuatro años, el único viaje al exterior durante la campaña del candidato es a Israel y parada en Europa de camino a casa. Israel es, a efectos prácticos, política interior de EEUU en una campaña electoral, el 51º Estado de la unión. Un lugar donde sacar pecho, presumir de amistad inquebrantable  y conseguir credenciales en política exterior. Se agasaja a Israel supuestamente para cortejar al voto judío; en realidad, porque es lo que un candidato digno de tal nombre debe hacer.

El apoyo a Israel en la psique estadounidense es como un tabú. Ningún candidato político a nada se colocará ante un micrófono y dirá, no sé, que no cree en Dios, que le es infiel a su pareja y que Israel es un Estado ocupante. Criticar a Israel en público (incluso si no eres un político) es un tabú tan inconcebible como defender la pederastia, por decir algo, execrable, motivo de repulsa y de vacío social (el caso de Helen Thomas es de manual). Planteado así, si un político está en campaña, ¿qué no dirá en contra de la pederastia? Del mismo modo, ¿qué no dirá un candidato a favor de Israel y en contra de los palestinos? ¿Jerusalén capital de Israel? Pues capital. ¿Los palestinos son culturalmente atrasados y están condenados a ser pobres por vagos, no por el muro, por decir algo? Pues vagos y maleantes. Es lo que se espera de un candidato a la presidencia de EEUU, independientemente del partido: que bese a niños, que sonría, que haga bromas sobre fútbol americano, que pase por el plató de los ‘late night’, que abrace a su mujer y sus hijos, que llore con Oprah (incluso aunque no tenga programa),  y que sea el que la diga más grande a favor de Israel y, por extensión, en contra los palestinos. Otro ejemplo. seguro que Romney no dice que es por motivos “culturales y unas pocas cosas más” que los negros en EEUU como colectivo tienen una situación económica peor que la comunidad blanca. Decir eso sería un suicidio para un candidato; ciscarse en los palestinos forma parte del manual de campaña,

Por eso, cuando se analiza el apoyo de EEUU a Israel en términos de presión del lobby pro-israelí se suele exagerar y errar en el análisis. El lobby no es un contubernio que dirige desde la sombra la política de EEUU. No. Son grupos de presión públicos, legales y legítimos que, eso sí, tienen una gran ventaja: hace muchísimo tiempo que Israel ganó la batalla en la opinión pública americana. Ahora, el lobby y el propio Estado hebreo lo único que hacen es gestionar esa victoria, conscientes de que un tabú es casi imposible de romper, ciegos a que cuando un tabú se rompe las consecuencias suelen ser tremendas.

@jcbayle

(1) También ha habido mucha barra libre de dinero para los palestinos, se objeta. Cierto. Pero, primero, no tanto; segundo, nadie destruye sistemáticamente las infraestructuras israelíes ni somete a un bloqueo total desde hace décadas a su economía como sí sucede con la palestina que, además, depende en todos los aspectos, desde la moneda a la recaudación de impuestos, del Estado ocupante.

Anuncios

3 pensamientos en “El 51º Estado (hebreo) de la unión

  1. Pingback: Tanto monta Romney que Obama | Décima Avenida 2.0

  2. Pingback: Astenia primaveral | Décima Avenida 2.0

  3. Pingback: Hacer un John Kerry | Décima Avenida 2.0

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s