Más allá de Gaza

¿Por qué está pasando lo que está pasando en Gaza? No, me refiero a por qué de verdad, no a eso de que Israel está haciendo la guerra total con Hamas (por cierto, como dice un buen amigo, ¿qué es una guerra parcial?). En este artículo imprescindible, John Mearsheimer identifica algunos de los motivos de Binyamin Netanyahu: obligar a Barack Obama a realinearse con Israel (y con el primer ministro) después de que este hubiera apostado fuerte por Mitt Romney (conseguido). Reforzar la imagen de chico duro de Netanyahu ante el electorado israelí que es su marca de la casa (conseguido). También hay algo de mantener prietas las filas a nivel internacional ante el plan de Mahmud Abbás de llevar a la ONU el reconocimiento de Palestina como Estado (conseguido). Pero estos son objetivos a corto plazo. Estratégicamente, la ofensiva de Gaza indica algunas tendencias, algunas realidades.

1. Militarmente, Israel, el Estado que tenía a gala que siempre ganaba las guerras porque perder implicaba su desaparición, sigue empeñado en perderlas. Empezó en el Líbano en el 2006, siguió en Gaza en el 2008 y ahora le sucederá lo mismo. Su objetivo declarado de acabar militarmente con los grupos armados, ya sea Hizbolá, ya sea Hamas, está condenado al fracaso desde un buen principio. Israel no ha logrado acabar con los grupos armados palestinos en décadas. Por cada líder de Hamas que mate, aparecerán, como siempre, dos más; sólo podrá evitar el lanzamiento de cohetes con una ocupación total de la franja, lo cual implicaría el precio inasumible de gestionarla de nuevo. Bombardeando desde el aire, destruyendo edificios y matando gente sólo logra extender el terror entre la población.

2. Políticamente, Hamas tiene poco que perder. Para los islamistas, lo que en Occidente llamamos Primavera Árabe es el Despertar Islámico. Hamas ya hizo su primavera cuando echó a Al Fatah (su Hosni Mubarak, su Bachar al Assad) de Gaza. Por eso se arriesgó a perder el apoyo de Damasco. Turquía y Qatar le apoyan, la Liga Árabe visita Gaza, el aislamiento internacional se rompe. Más allá de los muertos (ajenos y propios), Hamas saldrá de esta con su imagen reforzada de único grupo que defiende a los palestinos de Israel. Como vasos comunicantes, cuanto más se refuerza Hamas, más se debilita, si cabe, Mahmud Abbás. Sí, Abu Mazen existe, no es un holograma, como las fotos de sus inútiles reuniones con líderes mundiales de estos días demuestran.

3. Si militar y políticamente esta ofensiva no lleva a ningún lado, ¿cuál es el objetivo estratégico y no táctico de la operación Pilar de Defensa? De forma lúcida, Mearsheimer y otros autores recuerdan estos días a Ze’ev Jabotinsky, el radical sionista (valga la redundancia) de la primera parte del siglo XX que acuñó el concepto de Iron Wall, Muro de Hierro: ya que los palestinos no aceptarán nunca la colonización sionista, hay que golpearles duro y durante mucho tiempo para someterlos, hasta que se den cuenta de que la resistencia es futil.

A grandes rasgos, desde el 2005 hay dos visiones de futuro de Israel. El ideal sionista tenía dos pilares: la tierra y la demografía. En el 2005, Ariel Sharon decidió sacrificar la tierra (Gaza entera, algunas pequeñas partes de Cisjordania) a cambio de garantizar la demografía, es decir, la mayoría judía del Estado. En eso es lo que piensa el sionismo cuando habla de dos Estados: Israel no quiere, ni puede, gestionar la vida de los palestinos por varios motivos: porque entonces pronto no habrá una mayoría judía o porque, por definición, un Estado ocupante no es un Estado democrático. Urge, por tanto, que los palestinos tengan un Estado propio. Llegados a este punto, se trataba de que los palestinos firmaran un acuerdo que beneficiara territorialmente lo máximo posible a Israel. A ello se dedicó Sharon primero y Olmert, después, con el apoyo de Mahmud Abbás. Sin éxito, entre otros motivos porque a ello se opusieron Hamas y Netanyahu y porque Abbás nunca ha tenido ni fuerza, ni credibilidad ni legitimidad para firmar nada.

Netanyahu no cree en los dos Estados. Sharon abandonó el Likud y montó Kadima por este motivo. Netanyahu tiene su propio concepto, a lo Jabotinsky, del Gran Israel: no ve problema en que Israel controle toda la tierra y que los palestinos en ella sean habitantes sometidos. En este sentido, la resistencia es algo a sofocar, a reprimir. El Muro de Hierro. Y en ello estamos en Gaza. El inevitable precio democrático a pagar, el hecho de que para que esto suceda sea necesario levantar un régimen de apartheid con sus bantustantes en los que concentrar a la población palestina, no molesta a Netanyahu. De ahí el crecimiento de los asentamientos; de ahí las operaciones militares; de ahí su pacto con Yisrael Beiteinu. De ahí que día a día el objetivo de Netanyahu sea hacer inviable un Estado palestino.

El problema lo tiene Israel. Porque el análisis de base de Sharon continúa siendo cierto. Un Israel perpetuamente ocupando los territorios y sojuzgando a sus habitantes tendrá la tierra, pero no será un Estado judío demográficamente hablando ni democrático, entre otros motivos porque los palestinos ya han demostrado sobradamente durante décadas que tienen capacidad de resistir. Además, un Estado de este tipo corre el riesgo de sufrir boicots y aislamiento internacional, como ya sucede.

Es malsano y paradójico, pero cada metro de nuevo asentamiento construido, cada bomba que cae en Gaza, cada paletada de cemento en el muro dinamita a la larga la misma existencia de Israel. Porque cuanto más inviable es un Estado palestino, que ya lo es, más inviable es un Estado de Israel que no sea a lo Jabotinsky. Y eso, a la larga, como vio Sharon, también es insostenible. Y mientras, muerte, sufrimiento y dolor.

PD: Hablando de artículos imprescindibles, este de Robert Fisk lo es.

Anuncios

12 pensamientos en “Más allá de Gaza

  1. Añado: dentro de Israel, no sólo Netanyahu y el Likud se oponen a los dos Estados, a la conclusión de Sharon. Los colonos, también, de hecho son la punta de lanza. Y fuera, el lobby en EEUU (AIPC, ADL) también se oponen a lo que ven como concesiones. Excepto J Street, los grupos por-israelíes en EEUU que influyen sobre todo en el Congreso son línea Netanyahu más que línea Sharon.

  2. Crec que en Joan Cañete fa aquest dens article des d’una òptica parcial. El Sr. Cañete l’escriu alhora que, per exemple, afirma que “a Catalunya governa el sionista”, que el “catalanisme sempre ha estat burgès”, “que l’independentisme és burgès i sionista”. I, havent-lo escoltat, sóc del parer que el Sr. Cañete hauria de llegir Josep Termes, entre altres autors, o Maria Mercè Marçal, Miquel Martí i Pol, Joan Fuster… cap d’ells burgès,
    ( http://ca.wikipedia.org/wiki/Josep_Termes_i_Ard%C3%A8vol ) , o consultar la biblioteca de la Fundació Roca i Galés, exemples del catalanisme obrer, i de quan la burgesia, com ara, sempre ha estat contra l’emancipació nacional de Catalunya. Aleshores podria comprendre més, millor, i enfocar més adequadament conflictes que rauen a 4 mil km de sa casa.

  3. Pingback: Más allá de Gaza (II) | Décima Avenida 2.0

  4. Andreu, no sé d’on has tret aquests entrecomillats que m’atribueixes sobre el catalanisme i la burgesia, no erls he escrit en aquest bloc ni recordo haver-lo fet enlloc més. Imagino que potser et refereixes a aquest post
    ( https://decimaavenida.wordpress.com/2012/06/26/catalunya-israel-nacionalismo/) en el que si el llegeixes veuràs que no dic el que tu dius que dic. De totes maneres, gràcies per recordar-nos el que és una veritat indiscutible: que el catalanisme (imagino pel contexte que fas servir el concepte com a sinónim de nacionalisme català) té un fort component obrer. De fet, una de les forces del nacionalisme (i, per tant, del sionisme) és la transversalitat: es pot ser nacionalista d’esquerres i de dretes. És una de les coses que explico en el post del qual deixo el link en aquest comentari.

  5. Pingback: Israel: ONU, justicia internacional y boicot | Décima Avenida 2.0

  6. Pingback: Se va Lieberman para quedarse | Décima Avenida 2.0

  7. Pingback: Sharon, el guerrero moral | Décima Avenida 2.0

  8. Pingback: En respuesta a | Décima Avenida 2.0

  9. Pingback: Gaza | Palestina en el corazón

  10. Pingback: Gana Jabotinsky | Décima Avenida 2.0

  11. Pingback: Elecciones en Israel | AGENCIA DE NOTICIAS PRENSA ECUMÉNICA - ECUPRES

  12. Pingback: Lieberman, el puño de hierro sin guante | Palestina en el corazón

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s