A tomar por culo

¿De izquierdas o de derechas? ¿Antipolítico o la vanguardia de una nueva forma de hacer política? ¿Fenómeno pasajero o la nueva realidad que recorrerá Europa, sobre todo el sur, a medida que los países ahogados por la austeridad vayan votando? ¿Quién es Beppe Grillo y el Movimiento Cinco Estrellas que han sacudido Italia y el resto de Europa? Depende. Hay quien lo considera la bicha populista-fascista-mafiosa que se esconde tras el discurso antipolítico, Mussolini pasado por Sicilia. Al contrario, hay quien cree que es la única esperanza de regeneración real en Italia (¡en Italia, de entre todos los países!, la nación donde todo cambia para que nada cambie, perdón por el tópico), los indignados hechos tsunami político con su asamblearismo, su realidad virtual en las redes sociales, su miscelánea de temas, sus pies de barro ideológicos que son al mismo tiempo la fuerza y la debilidad de su indignación.

Beppe Grillo es el inventor del ‘Vaffanculo’, el día del ‘iros todos a tomar por culo’ en referencia a los políticos que han creado el desastre en el que nos mecemos. Es Grillo, por tanto, un innovador en la filosofía política: si hasta ahora en democracia uno votaba o se abstenía, votaba con la cabeza, el corazón o el estómago, a favor o en contra, con voto en blanco, nulo, inútil o útil, Beppe Grillo ha creado el voto ‘vaffanculo’, el voto destinado a enviar a tomar por culo a todos los integrantes del sistema: políticos, jueces, periodistas, medios de comunicación, sindicatos, instituciones, partidos, bancos, empresas… El voto con el que sodomizar a todos aquellos que han estado jodiendo, y bien jodidos, a los ciudadanos, a las clases populares que pagan la fiesta que, dicen, se ha acabado para todos menos para los de siempre. Es casi casi, como si Rousseau y su buen salvaje  se pusieran a tuitear como locos.

A tomar por culo, pues. El problema es qué hacemos después, al margen de fumarnos el cigarrito de rigor.

La verdad, me cuesta y mucho que me convenzan de que la salvación para Italia, el euro y Europa es que la izquierda de Pier Luigi Bersani pacte con Mario Monti, el tecnócrata-político o político-tecnócrata de dudoso talante democrático que cuenta entre sus amigos con Gianfranco Fini. Una de las cosas a las que los votantes de Grillo han enviado a tomar por culo es precisamente pactos como este (la izquierda que clama contra los recortes junto al tipo que, sin pasar por las urnas, ha llevado a cabo estos recortes; y ya no digo nada si está la derecha de Silvio Berlusconi de por medio, ya que, si no, las matemáticas no salen).

Italia tiene sus propias dinámicas políticas. Italia no es Grecia, vamos, de la misma forma que Grecia no es España y España no es Portugal. No entraré aquí a hablar de la gobernabilidad italiana. Sí me interesa destacar que hay un hilo conductor, una narrativa común, entre Italia y España: hartazgo; sufrimiento de las clases medias; colapso institucional; desconfianza cuando no hostilidad hacia el sistema, sea este lo que sea; estigmatización de Europa, que ha pasado de ser benefactora a madre de todos los problemas, de todas las angustias; desesperanza hacia el futuro entre los jóvenes; miedo a ese mismo futuro de sus padres. Y unas ganas tremendas de enviar a mucha gente a tomar por culo.

Los italianos ya lo han hecho; en España estamos a la espera de ver quién (o quiénes) se atreve a dar un paso adelante y arrogarse el papel de Beppe Grillo. Lo que creo que es indiscutible es que la maquinaria está en marcha, que en España se habla de segunda transición mientras en Italia lo hacen de tercera república y los griegos bastante tienen con pasar el invierno. El voto ‘vaffanculo’ es el nuevo fantasma que recorre el sur de Europa.

No tiene por qué ser malo: transparencia, anticorrupción, regeneración son algunos de los temas favoritos de Grillo. También lo son de los indignados a los que muchos llaman antipolíticos a pesar de que llevan más de dos años hablando de política en las plazas y centros cívicos de España. El problema es que en la misma liga ‘vaffanculo’ juega el tsunami de mareas español y el Amanecer Dorado griego; Toni Cantó y Ada Colau; los largos debates en las plazas y la política hecha eslogan, hecha tuit; Esperanza Aguirre (?),Marine Le Pen y las CUP catalanas.

Lo dicho: ¿qué haremos después del cigarro de después? Eses es el gran reto. La gran esperanza. La gran amenaza.

Anuncios

2 pensamientos en “A tomar por culo

  1. Pingback: Italia como espejo | [rbw

  2. Pingback: Hacia un amanecer dorado | Décima Avenida 2.0

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s