Sharon, el guerrero moral

En un día lluvioso, desapacible como son estos días en Israel, el entonces corresponsal del ABC en Jerusalén, Juan Cierco, y yo nos acercamos al rancho de los Sicamoros, en el Neguev, en busca de la tumba de la segunda esposa de Ariel Sharon, Lily, el lugar donde el entonces (principios del 2006) aún primer ministro había dicho que quería ser enterrado. Sharon acaba de sufrir su derrame cerebral, y nuestra intención (fotografiar el lugar y echarle un vistazo para describirlo en una crónica) se quedó en agua de borrajas, nunca mejor dicho. Supongo que ahora que parece que sí acaban sus casi ocho largos años de agonía Sharon descansará finamente en esas hermosas tierras, como era su intención confesa.

La vez que he estado más cerca de Sharon fue en una rueda de prensa para los corresponsales extranjeros acreditados en Israel en el King David. No recuerdo muchos detalles de la  conferencia de prensa (eran los días previos a la salida de Gaza, así que probablemente volvió a repetir su discurso de las “dolorosas concesiones” para lograr la paz) salvo la constatación de que su imponente figura, física y política, se bastaba por sí sola para llenar la sala.

Si alguien ha personificado en Occidente, a ojos de los pro-palestinos, todos los males de Israel, ese es Ariel Sharon. Los motivos son harto conocidos. Sabra y Shatila, sus decisiones como ministro de Defensa, sus políticas de represalias contra civiles por las acciones de los grupos armados palestinos, su apoyo a la expansión de los asentamientos… Durante décadas fue una figura básica del paisaje político israelí, y así como Shimon Peres se convirtió, a ojos internacionales, en la paloma por antonomasia, Sharon fue el halcón; el bueno y el malo, el tipo que habla tanto de paz que seguro que con él se conseguiría y el general contra el que en Bélgica empezó a practicarse algo parecido a la justicia internacional que ahora deja a tantos militares israelíes en casa. Como todos los reduccionismos, falsos: las palomas son al menos igual de responsables que los halcones de la ocupación. Al menos.

En su autobiografía, ‘Warrior’, Sharon no sólo no refuta muchas de las acusaciones sino que las explica, incluso se jacta de alguna de ellas (esa historia de cómo destruía casas de niños palestinos que lanzaban piedras contra tropas israelíes explicada en primera persona…) Sharon se ve a sí mismo como un guerrero moral de Israel: hay una causa superior que es intrínsecamente buena desde un punto de vista moral que es por la que él lucha. En el fondo, el general se consideraba como una persona eminentemente moral; por ese motivo todo, o casi todo, está justificado.

En pleno barrio musulmán de la Ciudad Vieja de Jerusalén, en el camino que desemboca en el Muro de las Lamentaciones, hay una casa con una gran bandera de Israel. El Sharon colono la compró e incluso vivía allí varios días a la semana. En su momento fue un gran escándalo; ahora esa parte de la Ciudad Vieja está llena de turistas judíos y de ultraortodoxos que acuden al lugar sagrado del judaísmo, y nadie se rasga las vestiduras. De hecho, algo similar sucede en toda la ciudad; la galopante judaización está convirtiendo a los barios árabes en eso tan ‘cool’ que se llama barrio mixtos. Lástima que no hablemos de tolerancia sino de ocupación.

El problema, para el sionismo, es que los árabes, más o menos,  siguen donde estaban; es decir, que al ocupar más y más tierra se asimila al mismo tiempo más y más gente. La enfermedad impidió a Sharon completar el trabajo que emprendió en el 2005 con el desalojo de las colonias de la franja de Gaza, que no era otro que fijar las fronteras definitivas de Israel y, por tanto, la de Palestina:

“A grandes rasgos, desde el 2005 hay dos visiones de futuro de Israel. El ideal sionista tenía dos pilares: la tierra y la demografía. En el 2005, Ariel Sharon decidió sacrificar la tierra (Gaza entera, algunas pequeñas partes de Cisjordania) a cambio de garantizar la demografía, es decir, la mayoría judía del Estado. En eso es lo que piensa el sionismo cuando habla de dos Estados: Israel no quiere, ni puede, gestionar la vida de los palestinos por varios motivos: porque entonces pronto no habrá una mayoría judía o porque, por definición, un Estado ocupante no es un Estado democrático. Urge, por tanto, que los palestinos tengan un Estado propio. Llegados a este punto, se trataba de que los palestinos firmaran un acuerdo que beneficiara territorialmente lo máximo posible a Israel. A ello se dedicó Sharon primero y Ehud Olmert, después, con el apoyo de Mahmud Abbás. Sin éxito, entre otros motivos porque a ello se opusieron Hamas y Binyamin Netanyahu; porque Abbás nunca ha tenido ni fuerza, ni credibilidad ni legitimidad para firmar nada; y porque los “dolorosos sacrificios” de Sharon en realidad no lo eran tanto.

Netanyahu no cree en los dos Estados. Sharon abandonó el Likud y montó Kadima por este motivo. Netanyahu tiene su propio concepto del Gran Israel: no ve problema en que Israel controle toda la tierra y que los palestinos en ella sean habitantes sometidos. El inevitable precio democrático a pagar, el hecho de que para que esto suceda sea necesario levantar un régimen de apartheid con sus bantustantes en los que concentrar a la población palestina, no molesta a Netanyahu. De ahí el crecimiento de los asentamientos; de ahí las operaciones militares; de ahí su pacto con Avigdor Lieberman. De ahí que día a día el objetivo de Netanyahu sea hacer inviable un Estado palestino.

El problema lo tiene Israel. Porque el análisis de base de Sharon continúa siendo cierto. Un Israel perpetuamente ocupando los territorios y sojuzgando a sus habitantes tendrá la tierra, pero no será un Estado judío demográficamente hablando ni democrático, entre otros motivos porque los palestinos ya han demostrado sobradamente durante décadas que tienen capacidad de resistir. Además, un Estado de este tipo corre el riesgo de sufrir boicots y aislamiento internacional, como ya sucede.

Es malsano y paradójico, pero cada metro de nuevo asentamiento construido, cada bomba que cae en Gaza, cada paletada de cemento en el muro dinamita a la larga la misma existencia de Israel. Porque cuanto más inviable es un Estado palestino, que ya lo es, más inviable es un Estado de Israel que no sea un muro de hierro. Y eso, a la larga, como vio Sharon, también es insostenible”.

Es la diferencia, en el fondo, entre el general y el político; entre el militar y el neocón; entre el último de una estirpe de milicianos-militares-políticos sionistas y el primero de una casta política formada en las universidades y los ‘think tanks’ de EEUU; entre Sharon y Netanyahu: que el guerrero sólo piensa en la guerra y el político no ve más allá de las batallas.

@jcbayle

Anuncios

3 pensamientos en “Sharon, el guerrero moral

  1. Reblogueó esto en Palestina en el corazóny comentado:
    De Joan Cañete en su blog Décima Avenida 2.0. Joan es periodista catalán, excorresponsal en Jerusalén y Washington y enviado especial a las guerras de Afganistán e Irak,entre otras tareas. Co-autor con Eugenio García Gascón, bajo el seudónimo Andrés Jal, de la novela Doce Olas

  2. ¡Hay muchas cosas discutibles en lo que cuenta! Debe usted informarse más, sobre todo ponerse en la piel del contrario, eso es crear disonancia cognitiva. Así se avanza en el conocimiento, y tampoco es necesario abandonar el sesgo, pero le dota al discurso de uno de mayor honradez. He oído a otros corresponsales de guerra que a pesar de haber recorrido el mundo aún no se han enterado de cosas elementales. Su profesión no es por sí misma garantía de seguridad a la hora de opinar sobre este conflicto tan instrumentalizado sobre todo por la prensa. ¿Acaso usted no admite como Hamás y otros la legitimidad del estado de Israel?¿Por qué? Aplique al estado de Israel la misma vara de medir que al estado donde usted está nacionalizado y que a otros estados. ¿Cómo se ha creado su estado, a partir de un pacto social o mediante la guerra? ¿Acaso no hubiéramos podido saber si hubieran coexistido pacíficamente Israel y Palestina a partir de un pacto social en 1948? ¿Quién declaró la guerra, no aceptando el pacto? La liga árabe y el hitleriano mufty de Jerusalén, jefe de los palestinos. ¿Quería la (desligada) liga árabe una palestina independiente y libre? No, quería cada uno arrebañar lo que pudiera tras echar a los judíos al mar. ¿Qué tenían que haber hecho los judíos?,¿pedir a Hitler o Europa o América o Rusia que los abriera las puertas que sistemáticamente los cerraban¿Quién ha declarado en tiempos sucesivos la guerra al Estado de Israel? ¿Porqué los países árabes no fueron más solidarios con sus hermanos palestinos? Son tantas preguntas que es cansado. Debe hacérselas usted mismo, ilustrado señor, y buscar respuestas, o en su defecto apuntar interpretaciones para ayudar a todos a entender una situación compleja. No basta con sacar las imágenes de niños muertos y decir qué injusto es el estado de Israel. La responsabilidad de los niños muertos es compartida. Por resumir: el yihadismo, los países que lo financian y lo apoyan. La prensa, que como buitres van a la carnaza y a la carnaza más mediática olvidándose de otras víctimas(dos varas de medir). La izquierda reaccionaria que de alas en su ignorancia a los enemigos de la libertad. Y el estado de Israel que a través de su ejército defiende a sus ciudadanos y claro mata a los que están en primera linea de fuego, la población civil. No quiero ni pensar lo que nos espera a todos en cualquier parte del planeta si seguimos apoyando indirectamente al fundamentalismo islámico que avanza furibundo y quiere someter al mundo libre, que mal que bien nos deja respirar. ¡Espero que no consigan acabar con Israel, porque no crea usted que pararían ahí! Como lectora pido ayuda contra el fanatismo islámico y apoyo al único estado del mundo libre que es planta cara. Y vuelvo al inicio, ¿apoya usted la legitimidad del estado de Israel? Si no es así. Apaga y vámonosl.

  3. Pingback: Lieberman, el puño de hierro sin guante | Palestina en el corazón

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s