Gana Jabotinsky

Los ciudadanos israelíes han votado, y para sorprendente sorpresa de muchos, Binyamin Netanyahu sigue donde estaba: al mando del país. Resulta pasmoso que a tantos resulte pasmoso que un país sociológicamente nacionalista extremo vote a partidos nacionalistas extremos. No se trata sólo del Likud: sumemos el resultado de aquellos partidos que política, social y religiosamente son o se consideran de derechas o conservadores y quienes no. El resultado es abrumador. Unos apuntes sobre el resultado electoral:

1. Lo único que me parece noticioso de las elecciones es el buen resultado de la lista árabe unificada. Por unificada y por el hecho de que la fragmentación del mapa electoral le permite ser la tercera fuerza de la Knesset. El sionismo (y no izquierda, centro, derecha) es el prisma con el que hay que interpretar la política israelí. Fuera del sionismo sólo existe la lista unificada de israelís árabes; no hay ningún partido israelí judío que no sea sionista, fiel reflejo de la realidad social.

2. El profundo desagrado que la actual Casa Blanca siente hacia Binyamin Netanyahu ha permitido en estas elecciones ver de forma muy clara la lucha interna del sionismo. Desde hace años hay dos formas de entender el sionismo. Por un lado, la postura de los dos Estados: hay que crear un estado palestino lo antes posible porque casi 50 años de dominio militar de millones de palestinos (la ocupación) ponen en riesgo el carácter judío y democrático de Israel y conlleva el peligro de oprobio, aislamiento y boicot internacional. Para ello, por la demografía y la democracia hay que sacrificar la tierra. Sería, para entendernos, el motor que lleva a Ariel Sharon a romper con el Likud y desalojar las colonias de Gaza.

La otra forma de ver el asunto es la postura del muro de hierro, la teoría que defendió en su momento Zeev Yabotinsky y que ahora propugnan Netanyahu y todos los situados a su derecha (qué significativo de la deriva de Israel es que ahora se pueda escribir que Netanyahu no es el más extremistra por la derecha): no hay que sacrificar tierra, no pasa nada por gestionar la vida diaria de millones de árabes sin derechos, a los que hay que mantener firmes con puño de hierro. De ahí lo del ‘no’ a un Estado palestino.

Que Barack Obama y Netanyahu se detesten ha permitido a analistas, periodistas, políticos y organizaciones judías fuera de Israel decir unas cuantas verdades sobre Netanyahu (y, por tanto, sobre las políticas israelíes) durante la campaña electoral, como pronunciar la palabra apartheid (riesgo de apartheid, para ser exactos), BDS (riesgo de BDS), belicismo, falta de respeto hacia Estados Unidos. Los israelíes han respondido dando la victoria a Netanyahu y no a Isaac Herzog, que simbolizaba el otro bando dentro del sionismo y por quien suspiraban ahora las cancillerías extranjeras para seguir con la ficción del proceso de paz, cual hámsters dentro de la jaula. Debate, por el momento, zanjado: victoria de Yabotinsky.

3. El resultado de la lista unificada árabe será aprovechado por los herederos de Yabotinsky para argumentar que sólo el mantenimiento de los árabes como ciudadanos de segunda garantiza el carácter judío del Estado, como establece la propuesta de ley de Estado judío aprobada por el Gobierno de Netanyahu poco antes de la cita electoral. Sus adversarios sionistas del otro lado coinciden con ellos en el diagnóstico; lo único que cambia es la fórmula: o un Estado inviable o un régimen de apartheid. Con la derecha al mando, se profundizará lo que ya hay ahora: el régimen de apartheid, con el convencimiento de que la otra parte del sionismo y los apoyos internacionales acabarán aceptándolo como algo inevitable.

4. El resultado de la lista unificada árabe muestra a los palestinos un camino, creo que el único, que tienen ante la creación de facto de un único Estado binacional con parte de la población (la árabe) o bien bajo gobierno militar o bien como ciudadanos de segunda: mutar la causa palestina hacia una lucha por los derechos civiles y combinarla con el BDS para buscar apoyo internacional. Lo cual es al mismo tiempo un problema y un drama. Un problema porque la estructura política y social palestina no está preparada para ello. Desde Hamas hasta la Autoridad Nacional Palestina pasando por la OLP, la resistencia palestina está cortada por el patrón del movimiento de liberación nacional de la segunda mitad del siglo XX; cambiar estas estructuras es un esfuerzo titánico por muchos motivos, algunos nobles, otros espúreos. Además, hoy recae en los territorios ocupados el peso político, cuando una lucha por los derechos civiles conllevaría a la fuerza mover el foco a los palestinos con pasaporte israelí.

El drama es que en una lucha por los derechos civiles, los refugiados tienen un encaje complicado. En otras palabras: si el foco se mueve al 48, el 67 puede quedarse en las sombras.

Durante mucho tiempo se ha puesto el Estado binacional como la mejor solución posible al conflicto. En ello estamos ya hoy, y su cara es muy fea. Gana, como se ha visto en estas elecciones, Yabotinsky.

@jcbayle

Anuncios

4 pensamientos en “Gana Jabotinsky

  1. Reblogueó esto en Los otros judíosy comentado:
    La “única democracia de Oriente Medio” fue a las elecciones. ¿Una potencia ocupante puede ser democrática? ¿Una entidad donde no todos son ciudadanos ni votan (los palestinos de Gaza y Cisjordania) es una democracia?

  2. Pingback: Elecciones en Israel | AGENCIA DE NOTICIAS PRENSA ECUMÉNICA - ECUPRES

  3. eso nunca va a ocurrir. Israel jamas va a anexar gaza y cisjordania con sus habitantes incluidos.
    Te lo garantizo. El unico camino es dejar de hacer tuneles y disparar cohetes.
    Cuando los palestinos de verdad quieran un pais, lo van a tener.

  4. Pingback: Gana Jabotinsky | Disenso Noticias Palestina

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s