El catalán cansado

Lo confieso: ser catalán me resulta muy cansado. Constantemente tienes que ir explicándote, decidiendo, etiquetándote. En ocasiones, en momentos de flaqueza, a uno casi le entran ganas de ser de Kansas o de Essex, de algún lugar donde no haya que dar explicaciones de lo que uno habla (si catalán, si español, si los dos) ni de lo que uno se siente (catalán, catalán/español, español/catalán, español, ninguna de estas opciones). En este sentido, Catalunya no es un lugar normal, sino ese sitio en que muchos hijos de la inmigración han sido considerados durante años españolistas en casa y catalanistas en el pueblo sin cambiar ni una coma de su discurso. Catalunya es ese lugar tan poco normal que cuando llegan unas elecciones planteadas como plebiscito sin ser un plebiscito y sin las normas electorales que la permitan ser un plebiscito con garantías no hay dos bloques (el sí y el no a la independencia), sino tres: el sí, el no y el ahora no toca, hay otras prioridades, bloque al que los del sí acusan de ser del no y los del no, de ser del sí. Un lugar tan raro que en unas elecciones en Barcelona celebradas tras cuatro años de proceso soberanista no ganó ni el sí ni el no, y en la que es elogiable que los ciudadanos voten por la independencia de Catalunya pero no si Barcelona se adhiere a la asociación de municipios por la independencia. Es tan peculiar Catalunya que el partido que ganó las últimas elecciones (europeas) ha renunciado a intentar ganar las autonómicas para pactar (y salvar) a su principal adversario, y que los dos partidos más importantes en el resto del Estado se van a convertir casi en residuales.

Ser catalán, decía, es muy cansado. Durante los años que viví en Estados Unidos admito que observaba su patriotismo con cierta envidia: allí no se preguntan constantemente quiénes son. Me explico: no es su patriotismo lo que envidiaba, sino el hecho de que el patriotismo no sea motivo de continuo debate, de agotadoras sesiones de ‘soul searching’ individuales y colectivas. El quién lo tienen claro; las peleas, discusiones y dudas las tienen respecto el qué y el cómo y el cuándo. Catalunya se parece cada vez más a otro país en el que viví durante años, Israel, cuyo discurso público reflexiona continuamente sobre su identidad: allí discuten, hablan y debaten hasta la extenuación no sobre qué es ser israelí, sino lo que significa ser judío. Todo lo demás (y los demás) es accesorio. No debe extrañar, pues, que Israel sea el espejo para muchos nacionalistas catalanes desde hace décadas, y más en el último lustro. Estados Unidos, con todas sus imperfecciones, su cursi querencia por la bandera y el himno, sus problemas de racismo, su sueño americano tan desmentido por la realidad, no es un país nacionalista. Israel sí lo es.

En Catalunya muchos plantean el momento político como una elección entre dos naciones, España y Catalunya, y entre dos tipos diferentes de nacionalismo, el español y el catalán. También lo plantean así muchos desde la propia España: la unidad de la nación española, la integridad del país frente “a quienes se empeñan en considerarse diferentes sin serlo, porque los catalanes son tan españoles como el resto, lo quieran o no”. En Catalunya es habitual escuchar en las conversaciones públicas que todo el mundo es nacionalista, unos catalanes, otros españoles, otros alemanes y otros franceses, afirmación que por sí sola demuestra hasta qué punto el nacionalismo como ideología política copa el discurso público.

La mayoría de candidaturas del 27-S afrontan la votación con la misma estructura mental: atribuyen una identidad propia a un territorio y lo convierten en un sujeto político. Los del sí, a Catalunya; los del no, a España. Unos consideran su ente colectivo como “oprimido” y claman por su libertad; otros afirman que el suyo es “indivisible” y defienden su exclusiva soberanía. En ambos casos atribuyen al ente más importancia que a los individuos que lo forman, dándose paradojas como que haya una Catalunya “oprimida” formada por ciudadanos con plenos derechos o una España indivisible que acoge en su seno a miles de ciudadanos que no se identifican ni se sienten españoles. Ser nacionalista es esto: dar más importancia política al ente colectivo (Catalunya, España) que al individuo. Por eso Junts pel Sí es el tipo de candidatura que es, por eso a la hora de sumar se incluye en ella ‘de facto’ a la CUP, por eso los partidos del ‘ no’ son considerados (y son y serán contados como) un bloque y por eso de Catalunya Sí que Es Pot desconfían todos y se le pide continuamente que se explique, se decida, se etiquete, se identifique.

Por diferentes motivos (para empezar, porque unas elecciones autonómicas no son la mejor herramienta para contarse, lo cual es atribuible no al nacionalismo catalán sino al Estado español), el 27-S no zanjará  el asunto de Catalunya y España y, por tanto, no se habrá solucionado el tema del quién de los catalanes. Al contrario. Lo que sí creo que se decide el 27-S es si después de cinco años de proceso soberanista el nacionalismo (catalán y/o español) es o no el único discurso político posible en Catalunya durante una larga temporada, si el ente es más importante que los individuos que lo forman y está por encima de cualquier otra consideración.

Qué cansancio (entre otras muchas consecuencias).

 @jcbayle

Anuncios

17 pensamientos en “El catalán cansado

  1. Yo estoy hartísimo del “procés”, del “viatge a Ítaca”, de la defensa de la sacrosanta Constitución, del Estado de derecho, de la unidad de España, de la opresión de Catalunya (ni que fuéramos negros en pleno apartheid), de la “lluita per la llibertat”, de los unos y de los otros. Llevamos tres años de parálisis permanente, en la que lo único que parece importar es, como expresas a la perfección en tu texto, si eres de los nuestros o de ellos. Y me decepciona profundamente vivir en un país (Catalunya) en el que hemos llegado al punto en que el ente importa más que los individuos que lo forman, en el que un porcentaje muy importante de la población ha decidido envolverse en la estelada por encima de todo, sin cuestionarse quiénes lideran y componen ese proyecto político, sin otro programa electoral que el patriotismo, al que apoyan.
    De “los otros” me ahorro decir nada porque nada bueno se puede esperar de ellos.
    Saludos.

  2. Muy buen artículo, aunque duele en los ojos ese mal escrito Cataluña (has escrito Catalunya todo el rato, lo cual en castellano se lee como Catalun-ya).

    • Interesante aportación filológica la de Catalun-ya. Te aconsejo que la publiques en:
      Modern Philology,
      University of Chicago, 1050 E. 59th Street,Chicago, IL 60637
      E-mail:modern-philology@uchicago.edu
      Suerte!

  3. Lo siento, pero los catalanes en general sois cansinos con esto. Necesitais viajar mas. (veo que tu si lo has hecho)

    • Rodrigo quizás tengas razón en tu comentario, asumo que hay que tener una visión global, pero, vuestro problema es que no entendéis nada de nada.

      • Tu crees, noi ? Estás seguro que NO lo entendemos? Seguro del todo?
        pd. He vivido y trabajado 2 años en Riera Blanca en 1986, Hospitalet. y otro mas después de 20 años en Castedefels. Con estancias temporales entre medias. Tengo 51 años. Y he visto con mis propios ojos como os iban aleccionando poquito a poco.

  4. Segurament els catalans no hem viatjat tant com els de Valladolid. Alguns però a més de viatjar hem viscut i hem estudiat a l’estranger quan aqui les pel·lícules portaven per titol “Una señorita de Valladolid” .
    Jo crec que la cosa és me fàcil encara que comprar un bitllet per anar a Cascun o a Tel Aviv:
    Es una qüestió de respecte i de dignitat. Ambdues coses hem pogut mantenir-les fins i tot en els temps difícils del franquisme, quan alguns s’entretenien amb la senyorita de Valladolit.
    El dia que els de Valladolid sentin i tinguin el mateix respecte per la cultura catalana que la que tenim els catalans per la castellana (la gallega, la andalusa, etc) haurem donat un gran pas.
    De moment jo et recomanaria que comencesis per llegir la poesia de Martí Pol (els catalans coneixem Goitisolo, Blas de Otero, Felix Grande, Gil de Bietma, Machado, Alberti, Hernandez, Lorca, etc)
    Llegir també és viatjar.
    Nota para Rodrigo: si no entiendes el texto en catalán, por no haber viajado nunca a Cataluña, me lo dices y te lo traduciré. Saludos)

    • Los catalanes se han buscado ellos solitos el odio con sus políticos.

      Y ojo, estoy de acuerdo en que el sistema de financiación de las autonomías es nefasto. Aunque la peor perjudicada y con diferencia es Baleares.

      Pero eso no quita que se haya permitido un adoctrinamiento absurdo dentro de Cataluña, intentando hasta cambiar la historia (corona catalana, luego fue la corona catalanoaragonesa, y así…)

    • Hola Josep, yo he estado varias veces en Cataluña y no entiendo lo que ha puesto. Como el texto está escrito en castellano (que lo comprenden más de 500 millones de personas) y la persona a la que responde (Rodrigo) también, no estaría de mas un poco de cordura y responderle (si quiere que le entienda) en el mismo idioma usado.

      Si le sirve de consuelo, yo podría haberle respondido en chino o inglés, pero seguramente ninguno de los presentes lo habría entendido; exactamente igual que su respuesta. Por favor, sea mas educado y responda en un idioma común para que todos entendamos su argumentación. Gracias.

      Al autor: Yo he viajado mucho, no tanto como usted y nunca lo suficiente, pero eso de que no entendemos nada ¿a que se refiere? Usted mismo ha dicho que está cansado de tener que explicarse o posicionarse en un lado u otro, Rodrigo (y no tengo ningún tipo de relación) sólo lo ha expresado de una forma menos formal.

      • Querido Rodrigo en aras a una mayor y más universal comprensión el texto puedo traducirtelo al: Inglés, Francés, Italiano, Latin y Hebreo (con mayor dificultad al Yidish y árabe que son lenguas con muchos hablantes) Espero tu decisión. Ah! y naturalmente al castellano aunque no aspiro a que nuestra interesante conversación sea seguida por 500 millones de hablantes. Dejame, que, por aquello de que “el saber no ocupa lugar”, que te aconseje que te intereses por las lenguas peninsulares, que según nuestra constitución son una riqueza cultural compartida. Pués, a compartirla hombre! no te cortes…

    • Hola.

      Lo acabo de decir en otro comentario. Si que he vivido en cataluña, Concretamente 3 años. Muy buenos años. Me encanta la cultura catalana. Entiendo un poquito al escuchar el catalan, hablo alguna frase, con acento de pucela… me encanta la comida catalana, tengo muy buenos amigos allí. En mi primera estancia 1985 a 1986 me sorprendió la laboriosidad de todo el mundo. En cada garaje, en cada nave había un pequeño taller con auténticos expertos en lo que hacían.
      Y como he seguido visitandoos, y no de vacaciones precisamente, he visto como habéis ido cambiando como grupo. Poco a poco. Habéis creado vuestra propia salsa, os la habéís creído, y os estáis cocinando en ella.
      Y francamente, como grupo (o país ) me dais mucha mucha pena. Ya no se vé ese espíritu de emprendimiento que había en los 80. Y ahora ese espítiru se ve en otras partes.
      Ahora soy empresario (emprendedor), tengo proveedores en Barcelona (los principales). Y detecto problemas que antes no había. Muchos de ellos relacionados con la educación del personal joven (técnicos). Aunque ponen mucho empreño, no lo dudo, no saben español con soltura, cometen errores por ello. Lógicamente si quieren venderme algo tecnológicamente complicado, deberán poder comunicarse conmigo. Tampoco saben inglés con soltura.
      También detecto un gran problema con la tolerancia hacia ciertas tribus urbanas, pero eso supongo será por otra cosa.

      PD: Me encantaría que siguierais en España. Juntos podemos ser un gran país. Que coño. JUNTOS SOMOS UN GRAN PAIS, pese a todos los ladrones que estamos sufriendo.

  5. Interesante aportación filológica la de Catalun-ya. Te aconsejo que la publiques en:
    Modern Philology,
    University of Chicago, 1050 E. 59th Street,Chicago, IL 60637
    E-mail:modern-philology@uchicago.edu
    Suerte!

  6. Querido Rodrigo en aras a una mayor y más universal comprensión el texto puedo traducirtelo al: Inglés, Francés, Italiano, Latin y Hebreo (con mayor dificultad al Yidish y árabe que son lenguas con muchos hablantes) Espero tu decisión. Ah! y naturalmente al castellano aunque no aspiro a que nuestra interesante conversación sea seguida por 500 millones de hablantes. Dejame, que, por aquello de que “el saber no ocupa lugar”, que te aconseje que te intereses por las lenguas peninsulares, que según nuestra constitución son una riqueza cultural compartida. Pués, a compartirla hombre! no te cortes…

    • Creo que se confunde usted de persona, mi nombre es Luis y creo que en comprensión lectora necesita usted un repaso. Es precisamente lo que le he solicitado, que lo exprese en un idioma común. Gracias. Le agradecería igualmente que no me tutease, dado que no tenemos el placer de conocernos. Quizás con una buena conversación podamos llegar a dicho nivel de cordialidad, pero en estos momentos lo veo precipitado.

      Un cordial saludo.

      PD: Me encantan las lenguas co-oficiales de España, lamentablemente sólo conozco una, por eso le solicito que use la misma que yo. Pero si no lo desea (por sus comentarios parece indicar lo contrario, aunque sus hechos lo desmienten), no tendré mas remedio que usar un traductor malo que hay por ahí y perder los matices que seguro ha sabido introducir en el texto.

  7. Buenas noches. Soy otro catalán cansado -pero de otras actitudes- que hoy ha decidido darse de baja de su blog. He seguido con mucho interés, desde hace muchos meses, sus interesantes y al parecer bien documentadas informaciones y comentarios sobre el conflicto en Oriente Medio (tema que no conozco de primera mano).
    Pero hoy sí ha opinado sobre un tema que sí conozco de primerísima mano. Visto que en su reflexión no va más allá de algunos tópicos y lugares comunes, me han asaltado dudas importantes sobre el valor, profundidad y sentido del conjunto de opiniones vertidas en su blog.
    Le deseo lo mejor.
    Visca Catalunya i Palestina lliures!

  8. Pingback: Felipe | Décima Avenida 2.0

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s