Campeón en eufemismos

Todos tenemos vicios ocultos e inconfesables en los que nos solazamos. Uno de los míos, rarito que soy, es detectar los deliciosos eufemismos con los que Israel inunda la conversación pública. El Estado hebreo tiene una ingente capacidad de dar a las palabras significados nuevos o directamente inventarse conceptos. No es que torture al diccionario, sino que tortura con palabras la realidad. Todo el mundo usa eufemismos (ese finiquito en diferido) pero en este asunto, como en muchos otros, el Estado hebreo es el rey y otros (de nuevo ese finiquito en diferido), párvulos jugando a que son adultos. Viene a cuento porque leía un artículo sobre la última visita (?) de John Kerry a la zona y lo que me ha llamado la atención no es la vuelta a la escena de la carta que George W. Bush envió a Ariel Sharon en el 2004 (sí, en serio, sería hilarante si no fuera trágico), sino uno de mis eufemismos favoritos: los “cambios demográficos sobre el terreno”, o su hermano, la “realidad demográfica sobre el terreno”. Sigue leyendo

Anuncios

No en su nombre, ni en el nuestro

El 11-M me pilló en Umm Qasr, justo en la frontera entre Kuwait e Irak. Me encontraba allí preparando una serie de reportajes sobre el primer aniversario de la invasión de Irak por parte de las tropas estadounidenses y británicas. Aún no había surgido con toda la fuerza la insurgencia, y en las calles del sur chií de Irak aún era posible ver patrullar a los soldados británicos sin casco ni aparatosos despliegues. Aquello estaba a punto de cambiar, aquellos días por ejemplo un atentado acabó con la vida de varios soldados italianos en Nasiriya. Pero para un periodista occidental aún era posible viajar por Irak y mezclarse con la gente, ir, ver, escuchar y contar, que al fin y al cabo ese es nuestro trabajo. Sigue leyendo

Ellas

Ella subió al tranvía en la misma estación que yo en pleno centro de Jerusalén Oeste, en la calle de Jaffa. Tenía aspecto de recién haber estrenado la veintena y vestía ‘a lo occidental’, que es uno de los clichés que solemos usar los periodistas que de vez cuando escribimos sobre mujeres musulmanas, un eufemismo que en realidad quiere decir “no llevaba pañuelo”, es decir, no usaba hiyab, ni niqab ni ninguna de las otras formas de vestimenta asociadas a las mujeres musulmanas. Sigue leyendo