Historias de la ocupación

(Texto preparado para la mesa redonda ‘Contra l’oblit: el 68º aniversari de la Naqba’, en el marco de la feria Literal, el 14 de mayo del 2016)

El libro ‘Contra el olvido, Una memoria fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1889-1948’ de Sandra Barrilaro y Teresa Aranguren muestra a personas normales viviendo vidas normales de su lugar y de su tiempo , con sus miserias y sus maravillas, sus ratos buenos y sus ratos malos, sus planes, sus proyectos y sus sueños. Normalidad. Cuando les preguntas a los palestinos hoy muchos de ellos te dicen que lo único que quieren es tener una vida normal. La normalidad de ser palestino en Palestina es una quimera, eso es lo que los palestinos perdieron con la Naqba. Dejaron de ser normales para ser refugiados, desplazados, exiliados, ocupados, colonizados, discriminados, estereotipados, estigmatizados, victimizados, etcétera. Sigue leyendo

Anuncios

Se llama ocupación y es una red de violencias

(Texto preparado para una charla en La Morada en Madrid el 13 de mayo del 2016)

¿Qué pasa ahora en Palestina?, me preguntan.
La respuesta, llamémosle imparcial, a esta pregunta es explicar desde cada punto de vista qué es lo que sucede. Algo así, por ejemplo:

Según Israel, desde el 13 de septiembre del 2015 se vive una “oleada de ataques terroristas”en la que han muerto 34 israelíes en 148 apuñalamientos e intentos de apuñalamiento, 87 ataques a tiros y 43 atropellos terroristas (sí, lo llaman así, en serio). Esta oleada de terror, según Israel, la ejecutan, orquestan e incentivan los sospechosos habituales (Hamas y compañía) y también la ANP de Mahmud Abbás.

Sigue leyendo

De todo corazón

(Reportaje publicado en El Periódico de Catalunya el 23 de noviembre del 2005)

La historia es tan dramática, alberga en sus protagonistas tanto dolor y muerte, y a la vez tanta alegría de vivir y bondad, que no parece cierta, y menos en Oriente Próximo. Pero Ahmed al Jatib, de 12 años, que hace unos días fue enterrado en la ciudad cisjordana de Yenín, es la excepción que confirma la regla. Ahmed murió el sábado a causa de los disparos del Ejército israelí que recibió el pasado jueves en su cabeza y el torso. El domingo, seis pacientes israelís recobraron las esperanzas de vivir al recibir su corazón, hígado, pulmones y riñones. Mientras la familia palestina de Ahmed lloraba de tristeza y rabia en Yenín, seis familias israelís –judías y drusas– vertían lágrimas de alegría al recuperar sus familiares la esperanza de vivir. Sigue leyendo