Banderas

Sobre la diputada de Podem que retiró las banderas españolas del Parlament entre aplausos de los diputados de la CUP (en un acto que incluso Carme Forcadell pidió, en vano, que rectificara). No sé qué pensarán de ello el resto de “pueblos de España” con los que la izquierda independentista dice no tener ningún problema, al contrario, afirma querer hermanarse. Algunos de ellos se sentirá representado por esa bandera, porque España no es tan solo una estructura estatal y burocrática. No me gustan las banderas, pero algo sé de ellas. Por ejemplo, que esa bandera española no es un símbolo del “régimen del 78”. Que no es la franquista. Ni la de los Borbones. Que muchos catalanes se sienten representados solo por ella, o por ella y la senyera. Que al retirar solo una bandera, y no las dos, no se hizo un manifiesto a lo “sin patria y sin tierra”, no se dio una patada al orden establecido, no se puso en marcha ninguna revolución, no se exigió un nuevo orden social más justo, no se hermanó con los pueblos libres del mundo. Al retirar una bandera se eligió automáticamente otra. La diputada de Podem y quienes la aplaudieron no desdeñaron todas las banderas y lo que representan para abrazar un espíritu internacionalista, sino que rechazaron una bandera en concreto para enarbolar otra. Con su gesto demostraron, –constataron, de hecho, porque en los últimos tiempos ya habíamos tenido sobradas pruebas– una triste realidad: que un nacionalista es un nacionalista, ante todo y por encima de cualquier otra consideración, y que luego viene todo lo demás. Exactamente igual que los nacionalistas españoles. Qué frío hace, cuando solo hay banderas con las que envolverse.

@jcbayle

Anuncios

Un pensamiento en “Banderas

  1. Completamente de acuerdo. No me gustan las banderas. Y sobre todo, no me gusta que se dé a un trozo de tela un valor de diferenciación, y por tanto de jerarquía entre personas. Hay quien lo hace, y es igual, con unas páginas escritas (una biblia, un corán, un talmud). Da igual el elemento identitario que usemos para diferenciarnos del otro. Al hacerlo, nos distinguimos de él, y por tanto nos atribuimos valores superiores, es decir, uno se convierte en aquello contra lo que quiere luchar

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s