Kim Jong-il y el rey de España

Entiendo que Twitter, entre otras cosas, es un medio para demostrar cuán ingeniosos somos en 140 caracteres. Ingenio supuestamente puro, sin matices, que debe impactar, arrancar una sonrisa y hacernos pensar. Más o menos como los tweets que menudearon tras la muerte del Amado Líder coreano, Kim Jong-il, en el que se comparaba el régimen de Corea del Norte con la monarquía española. Al fin y al cabo –y aquí hago un mix de tweets de más de 140 caracteres, con perdón—son regímenes hereditarios, al jefe del Estado lo nombró un dictador, los medios elogian hasta el rubor la inteligencia y las virtudes de los mandatarios, los cabezas de familia lideran familias corruptas y hasta llevan gafas de sol. Seguro que me olvido algo, con perdón, de nuevo. Sigue leyendo