Kerry, fiel amigo de Israel hasta el final

Una de las características más frustrantes del mal llamado conflicto entre palestinos e israelís es que no hay nada que no se sepa. Todo está estudiado, analizado, dicho, cuantificado. En su discurso del miércoles, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, efectuó un sobrio análisis de la situación entre palestinos e israelís. Habló de ocupación, se refirió a las pésimas condiciones de vida de los palestinos, y describió con acierto qué son y qué suponen los asentamientos. Más allá del ruido y de la furia, de la hasbara y los lobis, de los prosionistas de convicción, corazón, de bolsillo, desinformados y bien o mal intencionados, todo el mundo que quiere hcerlo sabe lo que sucede en Israel y los territorios ocupados palestinos. Hay una ocupación y un ocupado. El ocupante sojuzga al ocupado con una amplia red de todo tipo de violencias. El ocupado responde con violencia, en ocasiones terrorista. En junio del próximo año, la ocupación de Cisjordania, la franja de Gaza y Jerusalén Este cumplirá ya 50 años. Como para no saber muy bien lo que sucede.

Sigue leyendo

Saving Israel from Itself

The little dirty secret of the of the UN’s resolution on Israeli settlements is that It is useless, despite all the noise and the fury coming from the israeli prime minister office. The building of settlements and the transfer of population from the occupier country to the occupied land is illegal according to  international law, and all the resolution does is reminding that fact. When it  pledged to the Quartet’s road map (yes, It still exists!)   Israel committed itself to freeze the building of settlements on occupied Palestinian land, something that, of course, it did not happen and will not happen. Sigue leyendo

Hijos de ‘Israel, 1957’

He aquí algunos posts que he publicado en Facebook a cuenta de la situación que se vive en Jerusalén:

  1. Dice Netanyahu que Hitler no quería exterminar a los judíos, sino expulsarlos, y que fue el entonces mufti de Jerusalén, Amin al-Husseini, el que le pidió que no lo hiciera, ya que entonces todos irían a Palestina. El mufti, dice Netanyahu, le dijo a Hitler que era mejor quemarlos vivos. Con lo cual queda demostrado que los árabes y los musulmanes (los de ahora, que son los que cuentan para Netanyahu) son literalmente peores que los nazis, voilà. La manipulación histórica del Holocausto para justificar el sionismo no es nueva (hay que leer a Finkelstein). Tampoco lo es la tesis de la relación entre Hitler y Al Husseini (una gran foto de ambos se puede ver en el Museo del Holocausto de Jerusalén, con la obvia implicación, muy cerca de un mapa de la población judía antes de la Segunda Guerra Mundial que ya incluye a Israel como país). Los ‘historiadores’ que defienden que el Holocausto fue una idea del mufti y de los islamistas (en serio) son considerados tan rigurosos en la academia como los que sostienen que el Holocausto es un invento y que no existió. En nombre de la memoria, el famoso “nunca olvidar”, algún día los judíos tendrán que levantarse y decir basta, mirar cara a cara al sionismo al estilo que Dorian Gray observaba su retrato y actuar en consecuencia (es lo que tiene que una ideología actúe en tu nombre, que es tu problema, lo cual vale para todos los nacionalismos). No es casualidad que mientras Netanyahu tortura la historia, algunos de los miembros de la extrema derecha heredera política, ideológica y sentimental de quienes realmente decidieron exterminar a los judíos son hoy los más fieles amigos del Estado de Israel.

Sigue leyendo

Gana Jabotinsky

Los ciudadanos israelíes han votado, y para sorprendente sorpresa de muchos, Binyamin Netanyahu sigue donde estaba: al mando del país. Resulta pasmoso que a tantos resulte pasmoso que un país sociológicamente nacionalista extremo vote a partidos nacionalistas extremos. No se trata sólo del Likud: sumemos el resultado de aquellos partidos que política, social y religiosamente son o se consideran de derechas o conservadores y quienes no. El resultado es abrumador. Unos apuntes sobre el resultado electoral: Sigue leyendo

Gaza respira, pero gana la ocupación

Artículo publicado en la edición impresa de El Periódico de Catalunya el 28 de agosto del 2014

Más de 2.100 muertos, 508 de ellos niños después, miles de palestinos se lanzaron a las calles de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este para cantar victoria por un alto el fuego que, si bien desde el punto de vista humanitario es una excelente noticia, no es más que una tregua: el bloqueo no se levanta (se alivia, y ya veremos cuánto) y la reconstrucción de la franja, si se lleva a cabo, la dejará en el punto donde estaba a principios de julio: asfixiada, paupérrima, dependiente en todo de Israel y solo aliviada por el Egipto de Abdelfatah al Sisi cuando a El Cairo le place. Cuesta ver qué ha ganado la población palestina, y sin embargo lo celebra, porque para ellos, resistir es sobrevivir y sobrevivir es vencer. Sigue leyendo

Hasta la próxima

La del martes fue en Jerusalén Este, desde donde escribo este post, una noche de alegría: pirotecnia, cláxones, cánticos, algunas banderas en una zona que desde el asesinato de Mohamed Abu Kheidar (lo quemaron vivo colonos, no hay que olvidarlo) está sufriendo esa cara de la ocupación israelí que pasa desapercibida: decenas de detenciones nocturnas, controles policiales aleatorios, inspecciones de vehículos… Si hubo fiesta grande en Jerusalén Este, y en Cisjordania, y por supuesto en Gaza, fue por un hecho tan sencillo y tan de celebrar como que por un tiempo Israel dejará de destruir a bombazos Gaza. Fiesta grande, por tanto, por el hecho de haber sobrevivido y de seguir sobreviviendo. Para los palestinos, sobrevivir es resistir, sobrevivir es vencer, lo cual dice mucho, lo cual lo dice todo. Sigue leyendo

Cifras y listas

Buscando cifras para un tema que estoy preparando: veo que desde que Binyamin Netanyahu fue elegido primer ministro por segunda vez en el año 2009 (después de la operación Plomo Fundido en Gaza) hasta el inicio de la actual operación militar  han muerto a manos de las fuerzas de seguridad y del Ejército israelíes en los territorios ocupados 571 palestinos, 84 de ellos niños. Más de un centenar de estas muertes corresponden a la operación militar en Gaza del 2012. El número de israelíes muertos es de 28, 21 de ellos civiles y 7 militares, incluidos los tres colonos de Hebrón. A esto hay que sumarle, por supuesto, las cifras de lo de Gaza ahora, que arrojan de entrada una conclusión: que en unos días Israel ha matado a más palestinos que en cinco años. También hay otra: que la ocupación israelí mata día a día con un goteo imparable sin que haya el más mínimo revuelo mediático y político. Son esos 571 palestinos muertos, entre otras cifras, lo que explica los muertos de estos días en Gaza. Sigue leyendo