Krahe y la troika

Ha querido el calendario, ese caprichoso, que coincidieran en tiempo y titulares el europicidio de Alemania y la muerte de Javier Krahe, y uno no puede dejar de imaginar al gran poeta madrileño de Zahara de los Atunes de toda la vida pergeñando unos versos que dijeran algo así como es un asunto muy delicado, el de la troika y la Merkel, mientras veía ir y venir las olas, que ya se sabe que mal mirado el mar es una redundancia. Seguro que de dedicarle unos versos a la Merkel Krahe lo haría con más gracia que Pablo Iglesias, que en su famoso actuación conjunta con Krahe en la sala Galileo Galilei mancilló el recuerdo del ‘Cuervo Ingenuo’ para cantar algo así como “Tú mucho partido, pero, ¿es socialista, es obrero, o es español solamente?  Pues tampoco cien por cien si alemán también, Merkel ser muy absorbente”. Por Manitú, que Krahe le cantaría unos versos mucho mejores a Merkel y al paréntesis de sus caderas que el líder de Podemos, que por suerte para él no se gana la vida en el escenario (o sí). Sigue leyendo

Anuncios

Entre Suiza y España

Los  billetes de 500 euros ondean a media asta. Este es una de las ocurrencias menos sangrantes que corren por internet a cuenta de la muerte del banquero español Emilio Botín. Si juzgamos lo que piensa España de su primer banquero a partir de lo que se lee en las redes sociales, la conclusión a la que llegaremos es que Botín apenas si podía pisar el país. En cambio, si analizamos su figura a partir de lo que se puede ver, escuchar y leer en los medios de comunicación la conclusión es radicalmente diferente: Botín fue un gran banquero, un gran empresario, un gran mecenas, un gran filántropo, un gran hombre. La distancia entre los argumentos del discurso mediático y los argumentos de la conversación que teóricamente es la destinataria de este discurso es abismal, mucho más que una simple brecha digital: son dos mundos opuestos, lo cual son pésimas noticias para todos. Para la sociedad, porque esos medios se supone que son los que la informan; para los medios, porque esa sociedad es a la que supuestamente sirven y con la que supuestamente deben conectar (y la que, en unos tiempos de modelos de negocio declinantes, cambiantes o por descubrir, los debe hace rentables). Sigue leyendo

Democracia campechana

Coherente con los tiempos que corren, la Casa Real española también se despeña por un barranco a lomos de una bicicleta sin frenos. La económica no es la peor de nuestras crisis, decíamos, y una de estas crisis es la institucional, la caída en desgracia de los tres poderes del Estado, de los partidos políticos, de los sindicatos, de las empresas, etcétera. La jefatura del Estado, la monarquía, no sólo no se escapa de esta tendencia, sino que pedalea con fuerza hacia el infinito y más allá. Sigue leyendo

Escrache: ellos y nosotros

Cronica publicada en El Periódico el 28 de marzo del 2013

Cuando una misma palabra, una misma acción, tiene significados opuestos, el diálogo no puede existir, solo hay espacio para el ruido. Y esta imposibilidad de llevar a cabo el discurso público no es más que un ejemplo, otro, de que hay algo que no funciona, de que, como sociedad, tenemos un problema muy grave. Sigue leyendo

Hacia un amanecer dorado

Hay matices, que explica muy bien Eliseo Oliveras, a la mal llamada quita de los ahorradores chipriotas para financiar el rescate de su sistema financiero. No es una quita, sino un impuesto, un tremendo impuesto a cambio de acciones de los bancos, lo que se ha decidido desde Bruselas. Es una nueva versión, a lo Bruselas, del infame “entre todos saldremos de esta”. Sigue leyendo

A tomar por culo

¿De izquierdas o de derechas? ¿Antipolítico o la vanguardia de una nueva forma de hacer política? ¿Fenómeno pasajero o la nueva realidad que recorrerá Europa, sobre todo el sur, a medida que los países ahogados por la austeridad vayan votando? ¿Quién es Beppe Grillo y el Movimiento Cinco Estrellas que han sacudido Italia y el resto de Europa? Depende. Hay quien lo considera la bicha populista-fascista-mafiosa que se esconde tras el discurso antipolítico, Mussolini pasado por Sicilia. Al contrario, hay quien cree que es la única esperanza de regeneración real en Italia (¡en Italia, de entre todos los países!, la nación donde todo cambia para que nada cambie, perdón por el tópico), los indignados hechos tsunami político con su asamblearismo, su realidad virtual en las redes sociales, su miscelánea de temas, sus pies de barro ideológicos que son al mismo tiempo la fuerza y la debilidad de su indignación. Sigue leyendo

La económica no es la peor de nuestras crisis (un desahogo)

Si yo fuera corresponsal extranjero en España, escribiría que la crisis económica, siendo como es gravísima, es la menos importante de las crisis que sufre este país. Intentaría explicar que somos un país enfangado en la corrupción política y que esta es parte indisociable (el palco del Bernabéu; los ‘300 senyors de Barcelona’) de la crisis económica. También diría que estamos inmersos en una crisis institucional (de los tres poderes; de las administraciones desde la jefatura del Estado hasta los ayuntamientos; de los partidos, sindicatos y patronal) que es causa, y no consecuencia, del desastre económico. Afirmaría que vivimos una crisis ética y moral que hace tiempo que se arrastra (el desprestigio del esfuerzo y el mérito; el triunfo de la cobardía escondida de prudencia sobre la justicia simbolizada en la Transición, la gran alfombra bajo la que esconder la suciedad) que es origen y no efecto de la depresión económica. Si yo fuera corresponsal extranjero en España, querría decir tantas cosas que me quedaría sin papel, sin palabras, sin ‘scroll’ en la pantalla del ordenador para tanta, con perdón, mierda. Sigue leyendo