Krahe y la troika

Ha querido el calendario, ese caprichoso, que coincidieran en tiempo y titulares el europicidio de Alemania y la muerte de Javier Krahe, y uno no puede dejar de imaginar al gran poeta madrileño de Zahara de los Atunes de toda la vida pergeñando unos versos que dijeran algo así como es un asunto muy delicado, el de la troika y la Merkel, mientras veía ir y venir las olas, que ya se sabe que mal mirado el mar es una redundancia. Seguro que de dedicarle unos versos a la Merkel Krahe lo haría con más gracia que Pablo Iglesias, que en su famoso actuación conjunta con Krahe en la sala Galileo Galilei mancilló el recuerdo del ‘Cuervo Ingenuo’ para cantar algo así como “Tú mucho partido, pero, ¿es socialista, es obrero, o es español solamente?  Pues tampoco cien por cien si alemán también, Merkel ser muy absorbente”. Por Manitú, que Krahe le cantaría unos versos mucho mejores a Merkel y al paréntesis de sus caderas que el líder de Podemos, que por suerte para él no se gana la vida en el escenario (o sí). Sigue leyendo

Hacia un amanecer dorado

Hay matices, que explica muy bien Eliseo Oliveras, a la mal llamada quita de los ahorradores chipriotas para financiar el rescate de su sistema financiero. No es una quita, sino un impuesto, un tremendo impuesto a cambio de acciones de los bancos, lo que se ha decidido desde Bruselas. Es una nueva versión, a lo Bruselas, del infame “entre todos saldremos de esta”. Sigue leyendo

Lágrimas en Alejandría

Grecia. Algo más de seis meses. ¿Cuánto dinero han perdido Grecia y España, e Italia, Portugal e Irlanda, en el último medio año? Ese es el tiempo transcurrido entre la propuesta de referéndum de Georges Papandreou que Merkozy tumbó y las elecciones del pasado domingo, referéndum de facto que acabó ganando el sí a seguir a la eurozona, el sí al euro y el sí a la factura que todo esto implica. Si ese sí se hubiera dado hace seis meses, ¿cuánto dinero nos habríamos ahorrado con ese mensaje de tranquilidad a los mercados, por usar el léxico de los partidarios de la purga prusiana? Sigue leyendo

Pain in the ass

Hay que admitir que los españoles, cuando nos lo proponemos, somos imparables. Ya está, ya lo hemos logrado, España ya está en la Champions League de la información internacional, todo el mundo habla de nosotros, estamos en la portada de toda la prensa europea no porque acusen de forma injuriosa a nuestros héroes del deporte de ganar siempre a los franceses gracias al dopaje sino en la prensa seria, la que cuenta, The Economist, The Finantial Times, Le Monde, The Wall Street Journal, The Guardian, el Bild, y no estamos en News of the World porque ya no existe, imaginaos los titulares. Sigue leyendo

Lo confieso: no sé si habrá corralito

Un aviso en estos tiempos en que todo es veloz y a nadie le gusta perder el tiempo: si buscas en este post la respuesta a si habrá un corralito en España, estás en el post y el blog equivocado. Yo no sé si habrá corralito, desconozco si regresarán las antiguas pesetas convertidas en modernas pesetas, me siento incapaz de predecir si habrá que devaluar en un 35% la nueva divisa y si nuestra riqueza (ejem) se vería recortada en un tercio si España saliera (o fuera expulsada) del euro. Lo confieso: no tengo opinión formada sobre si España es Argentina, o más bien sigue la senda de Grecia, o no, perdón, va por el mal camino de Portugal, y no, no tengo argumentos para sostener que la burbuja inmobiliaria española era idéntica a la de Irlanda. Y por supuesto, no sé si lo más razonable en estos momentos es coger la pasta y largarse a algún lugar más tranquilo, qué sé yo, Andorra, Suiza, las Islas Caimán. Sigue leyendo

Disculpad si no me emociono

Sí, ya lo sé: François Hollande es la gran esperanza, si no la única, que tenemos de huir de la hecatombe que se cierne sobre nuestros destinos, es un hombre ponderado, sereno, con una frente despejada a la par que bien amueblada, el elegido para poner fin a Merkozy, para apuntillar el eje ultraliberal Berlín-Fránfort-París que nos lleva por el mal camino de la austeridad que nos aprieta y nos ahoga. Hollande es mucho más que el ex de Ségolène Royal, la penúltima elegida a la que el ingrato electorado impidió llevarnos por el camino de los ladrillos amarillos, Hollande es el tipo que convertirá a Angela Merkel, conquistará Berlín y nos dará a los españoles la extraña situación de ver a Mariano Rajoy aplaudiendo a un seguidor de José Luis Rodríguez Zapatero. Sigue leyendo

27-1=?

Noto en los comentarios en prensa pero sobre todo en los tertulianos de televisión y radio –donde es más fácil ser osado, aunque sea desde la ignorancia, porque inconsciente y erróneamente pensamos que en lo audiovisual no existe la hemeroteca–, noto, decía, una satisfacción poco disimulada por la autoexclusión de Londres del acuerdo de los 17 países de la eurozona al que se unirán algunos, tal vez todos, de los otros nueve países que estando en la UE no están aún en el euro. Sigue leyendo