Ellas

Ella subió al tranvía en la misma estación que yo en pleno centro de Jerusalén Oeste, en la calle de Jaffa. Tenía aspecto de recién haber estrenado la veintena y vestía ‘a lo occidental’, que es uno de los clichés que solemos usar los periodistas que de vez cuando escribimos sobre mujeres musulmanas, un eufemismo que en realidad quiere decir “no llevaba pañuelo”, es decir, no usaba hiyab, ni niqab ni ninguna de las otras formas de vestimenta asociadas a las mujeres musulmanas. Sigue leyendo

Anuncios

A lo Hebrón

Uno de las cosas que más horrorizan de Hebrón es que, sobre el papel, es un acuerdo de paz: en 1995 se dividió la ciudad entre H1 (la parte árabe, casi 200.000 personas) y H2 (la parte israelí, habitada por casi un millar de colonos protegidos por militares).Judíos y árabes se disputan un templo (la Mezquita de Ibrahim / la Tumba de los Patriarcas). Los colonos israelís (de un radicalismo extremo, cuna de Baruch Goldstein) porfían por ocupar casas y expandirse, sobre todo por la casbah. Protegidos por el Ejército, los colonos se instalan en edificios donde viven palestinos. Desde ese momento, en nombre de la seguridad del colono, la vida palestina alrededor de la casa desaparece: controles, registros, acoso, detenciones… Hay que ser heroico, o no tener adonde ir, para ser palestino y seguir viviendo en H2 y sus alrededores. Si uno quiere saber de qué va el mal llamado conflicto, con una mañana en Hebrón basta: la casbah abandonada, las Estrellas de David pintadas en las puertas de los palestinos que resisten, las pegatinas de «Muerte a los árabes» en las paredes, la basura acumulada en redes en lo alto de las callejuelas… Sigue leyendo

El cliché de la tercera Intifada

Es un cliché, un lugar común desde hace casi una década, hablar de tercera Intifada cada vez que se da un repunte de violencia en Jerusalén o los territorios ocupados. Lo hacen algunos periodistas, lo hacen muchos medios, lo hacen muchos analistas, incluso cancillerías internacionales. Hay casi una regla matemática, la ley de la tercera Intifada, podríamos llamarla: cuanto más lejos está alguien de los territorios ocupados (física, geográfica y humanamente), más propenso es a anunciar el advenimiento de la tercera Intifada. De ahí que estos días de disturbios en Jerusalén y Cisjordania vuelva a repetirse de nuevo en algunos diarios ese fenómeno tan divertido de leer en los titulares (que escriben los jefes en sus redacciones) referencias a la tercera intifada (vientos de, miedo de, imágenes de… las fórmulas varían), mientras los textos que siguen a los titulares (escritos por los corresponsales, que están más cerca del lugar de los hechos) niegan que haya nada parecido a una tercera Intifada… Sigue leyendo