Trump, Israel, Palestina y el fatalismo ilustrado

La irrupción de Donald Trump en la escena política primero estadounidense y después mundial supone un reto para el periodismo, ya que en el presidente electo de Estados Unidos confluyen muchas corrientes que definen este oficio y su entramado ideológico y empresarial, desde el componente espectáculo de la información hasta la adaptación a nuevas formas de informar en la época de las redes sociales, pasando por dilemas como qué es más importante, la imparcialidad o denunciar a los mentirosos como lo que son: mentirosos. Dos de estas corrientes que confluyen en Trump son la reducción al individuo de complejas corrientes históricas y la querencia, casi avidez, por predecir lo que va a suceder antes de que ocurra, una suerte de complejo de Nostradamus.  Sigue leyendo

Obama y las guerras estúpidas

El 2 de octubre del 2002, el entonces senador de Estados Unidos Barack Obama pronunció un discurso en una manifestación antiguerra de Irak en Chicago, un discurso que, más o menos, lo llevó a la presidencia de Estados Unidos. En ese discurso, Obama dijo que él no se oponía a todas las guerras, tan sólo a las estúpidas, y que la de Irak –en la que aún no se había embarcado George Bush pero que ya asomaba en lontananza– era una guerra estúpida (“What I am opposed to is a dumb war“). Como ejemplo de guerra que valía la pena luchar, Obama citó, por supuesto, la segunda guerra mundial (su padre combatió a las órdenes de Patton en Europa), la guerra civil de Estados Unidos y la lucha contra Al Qaeda. En este sentido, su declaración de guerra al Estado Islámico podría considerarse coherente. Sigue leyendo

La supuesta guerra Israel-Hamas

Hay un tipo de analista de lo que sucede en Israel y Palestina, normalmente periodista pero no siempre, para quien el conflicto es un asunto muy complicado, terriblemente complejo, ya que se trata de dos pueblos con el mismo derecho sobre la misma tierra. Son analistas que jamás hablan de ocupación, y que desdeñan por infantil, naíf, idealista, parcial y propalestino el uso de conceptos como la misma palabra ocupación, o justicia, o legalidad internacional. Sigue leyendo

Un mensaje que Assad puede entender

El primer mensaje que le han enviado en dos días a Bachar al Assad, el de unos impecables demócratas libios jugando con el cadáver de Muammar al Gadaffi, es efectista pero poco efectivo: el vídeo es viral (el morbo, ya se sabe), la intención es ingeniosa (por llamarla de alguna manera) pero dudo de que haga mella en el dictador sirio. No porque no le guste Internet y no lo haya visto, que sabemos que le gusta y mucho, sino porque la estructura de poder que está luchado en Siria por su supervivencia va más allá de la propia figura del dictador.

Sigue leyendo

Patos israelíes

Algo me pasa, debe de ser la edad, o la próxima llegada de la primavera. Algo me pasa, porque escucho al primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu, hablar ante la AIPAC y estoy de acuerdo con él, coincido plenamente, aplaudo sus palabras y me sumo a ellas con fervor. Tiene razón Bibi: “Ladies and gentleman, if it looks like a duck, if it walks like a duck, if it quacks like a duck, then what is it? … That’s right, it’s a duck! But this duck is a nuclear duck. It’s time the world started calling a duck a duck.” No tengo más remedio que admitirlo. Es tal mi arrobamiento que alegremente me sumo a las filas de Bibi, me convierto en el más fiel de sus soldados y voy a ver si identifico algunos patos a los que llamar patos en Oriente Próximo. Sigue leyendo

Primaveras más primaverales

La lista de motivos por los que Siria no es Libia es larga y harto conocida: el Ejército sirio es más fuerte que el libio y, a pesar de las deserciones que nutren el llamado Ejército Libre Sirio (ELS), más cohesionado; Muammar al Gaddafi estaba solo, mientras que Bachar al Asad tiene aliados en la zona, desde Irán hasta Hizbulá,  y al menos hasta hace poco, Hamas. Por tanto, una intervención internacional a la libia entrañaría riesgos en un país que está en el meollo de Oriente Próximo, fronterizo con Irak, Israel. Turquía, Jordania y Líbano y piedra angular del conflicto con Israel. ¡Ah!, añaden los que ven el mundo a través de un solo prisma, en Siria no hay petróleo, cosa que sí había en Libia. Y otro ¡ah!, añaden otros: en Siria se puede prender una llama sectaria que arrase la zona, lo que no ocurría en la Libia de Gaddafi. Sigue leyendo

Equilibrio de terror nuclear

¿Qué hacer con Irán? Esa es una de las preguntas del momento, sobre todo tras el informe del OIEA que sostiene que hay indicios creíbles de que Teherán intenta desarrollar un arma atómica. Qué hacer con Irán para que no se convierta en una potencia nuclear, qué hacer con Irán para que no sea un contrapeso de Israel en la zona, qué hacer con Irá para que deje de ser una alternativa (hasta la primavera árabe, la única alternativa) a todos los que no están de acuerdo con el diktat estadounidense-israelí en Oriente Próximo. Sigue leyendo