El cliché de la tercera Intifada

Es un cliché, un lugar común desde hace casi una década, hablar de tercera Intifada cada vez que se da un repunte de violencia en Jerusalén o los territorios ocupados. Lo hacen algunos periodistas, lo hacen muchos medios, lo hacen muchos analistas, incluso cancillerías internacionales. Hay casi una regla matemática, la ley de la tercera Intifada, podríamos llamarla: cuanto más lejos está alguien de los territorios ocupados (física, geográfica y humanamente), más propenso es a anunciar el advenimiento de la tercera Intifada. De ahí que estos días de disturbios en Jerusalén y Cisjordania vuelva a repetirse de nuevo en algunos diarios ese fenómeno tan divertido de leer en los titulares (que escriben los jefes en sus redacciones) referencias a la tercera intifada (vientos de, miedo de, imágenes de… las fórmulas varían), mientras los textos que siguen a los titulares (escritos por los corresponsales, que están más cerca del lugar de los hechos) niegan que haya nada parecido a una tercera Intifada… Sigue leyendo

Anuncios

Hasta la próxima

La del martes fue en Jerusalén Este, desde donde escribo este post, una noche de alegría: pirotecnia, cláxones, cánticos, algunas banderas en una zona que desde el asesinato de Mohamed Abu Kheidar (lo quemaron vivo colonos, no hay que olvidarlo) está sufriendo esa cara de la ocupación israelí que pasa desapercibida: decenas de detenciones nocturnas, controles policiales aleatorios, inspecciones de vehículos… Si hubo fiesta grande en Jerusalén Este, y en Cisjordania, y por supuesto en Gaza, fue por un hecho tan sencillo y tan de celebrar como que por un tiempo Israel dejará de destruir a bombazos Gaza. Fiesta grande, por tanto, por el hecho de haber sobrevivido y de seguir sobreviviendo. Para los palestinos, sobrevivir es resistir, sobrevivir es vencer, lo cual dice mucho, lo cual lo dice todo. Sigue leyendo

El peor enemigo de sus enemigos

Versión ampliada del artículo ‘El guerrero que nunca quiso la paz’ publicado en la versión impresa El Periódico el 13 de enero del 2014.

Es difícil, pero intenten abstraerse del (sonrojante) coro de reacciones internacionales que definen a Ariel Sharon como un valiente, tardío, pero valiente, hombre de paz al que el azote de la enfermedad le impidió, hace ocho años, completar la paz con los palestinos. Como en tantas otras cosas, para entender a Israel y a los israelís lo más fiable es acudir a los propios israelís. Acabado el shabat anoche, también hubo en Israel una catarata de comentarios y análisis sobre el calado histórico de la figura de Sharon (al que, por cierto, en su país solían llamar más Arik que bulldozer). Guerrero. General. Comandante. Soldado. Sionista. Defensor de Israel. Ante todo y ante todos, un defensor de Israel. The New York Times, que en estos asuntos es como si fuera prensa local israelí, hablaba ayer por la tarde de «feroz defensor de un Israel fuerte», de «campeón del sionismo», de un político que creía que los judíos «deben defender sus necesidades colectivas sin avergonzarse y sin miedo a la censura de los demás». Ese era Ariel Sharon. Judío, israelí, sionista, guerrero., el peor enemigo de sus enemigos. Nunca un hombre de paz. De hecho, jamás tuvo el más mínimo interés por una paz que no fuera la de su gente, como bien saben palestinos y libaneses. Condoleezza Rice, tal vez con la libertad de quien ya no ejerce ningún cargo, lo definió ayer como «un fiel y feroz defensor de la paz y la prosperidad para el Estado judío y democrático de Israel». Cuidadosa definición en lo que dice y en lo que no dice. Sigue leyendo

Israel: ONU, justicia internacional y boicot

Tengo un recuerdo muy vivo del fragmento de la película ‘Exodus’ que reproduce la votación de la ONU del 29 de noviembre de 1947 en la que se aprobó el Plan de Partición de Palestina por el que se creó el Estado de Israel. Apenas era un niño cuando vi ‘Exodus’, pero de los pocos detalles que recuerdo es a los buenos de la película (los inmigrantes judíos) siguiendo con gran emoción la votación, la retahíla de países votando sí, la explosión final de alegría, la guerra que empezaría después. Por supuesto, yo no sabía en realidad lo que estaba viendo, para mí era una peli de aventuras de Paul Newman y no un fenomenal ejercicio de propaganda histórica, y esa escena me dejó huella. Años después, ya en Palestina, me acordé´muchas veces de esas escenas. Por ese motivo no le quito importancia a la votación de este 29 de noviembre del 2012 en la que la Asamblea General de la ONU decidirá si le da a Palestina el estatus de Estado no Miembro Observador, como el que tiene el Vaticano. Sí, es una votación simbólica, pero los símbolos son importantes. Sigue leyendo

Más allá de Gaza (II)

Argumenta Amira Hass en este artículo que Hamas ha salido reforzada de la Operación Pilar de Defensa y, claro, no le voy a llevar la contraria a Amira Hass. Es indudable, se mire por donde se mire, que Hamas forma parte de la lista de vencedores de estos días de violencia. También el nuevo Egipto presidido por Mohamed Mursi ha ganado al ser el mediador clave del alto el fuego, así que es inevitable que Hamas también se beneficie de ello en forma de reconocimiento internacional, un proceso que ya estaba en marcha (Qatar, Turquía) y que muy probablemente se acelerará. Sigue leyendo

Más allá de Gaza

¿Por qué está pasando lo que está pasando en Gaza? No, me refiero a por qué de verdad, no a eso de que Israel está haciendo la guerra total con Hamas (por cierto, como dice un buen amigo, ¿qué es una guerra parcial?). En este artículo imprescindible, John Mearsheimer identifica algunos de los motivos de Binyamin Netanyahu: obligar a Barack Obama a realinearse con Israel (y con el primer ministro) después de que este hubiera apostado fuerte por Mitt Romney (conseguido). Reforzar la imagen de chico duro de Netanyahu ante el electorado israelí que es su marca de la casa (conseguido). También hay algo de mantener prietas las filas a nivel internacional ante el plan de Mahmud Abbás de llevar a la ONU el reconocimiento de Palestina como Estado (conseguido). Pero estos son objetivos a corto plazo. Estratégicamente, la ofensiva de Gaza indica algunas tendencias, algunas realidades. Sigue leyendo

La supuesta guerra Israel-Hamas

Hay un tipo de analista de lo que sucede en Israel y Palestina, normalmente periodista pero no siempre, para quien el conflicto es un asunto muy complicado, terriblemente complejo, ya que se trata de dos pueblos con el mismo derecho sobre la misma tierra. Son analistas que jamás hablan de ocupación, y que desdeñan por infantil, naíf, idealista, parcial y propalestino el uso de conceptos como la misma palabra ocupación, o justicia, o legalidad internacional. Sigue leyendo