Peres o la prueba del 9

Para un corresponsal en Jerusalén, Shimon Peres solía ser algo así como la prueba del 9 de si se entendían las dinámicas del denominado conflicto palestino-israelí. El corresponsal extranjero acostumbraba (acostumbra) a llegar a Jerusalén con una serie de ideas preconcebidas, las mismas que forman el ‘mainstream’ de lo que allí sucede.

Por ejemplo: que aquello es un conflicto endiablado entre dos pueblos que tienen el mismo derecho sobre la misma tierra; que el objetivo supremo a lograr es la paz; que para ello hay, desde la Conferencia de Madrid a principios de los 90, un proceso de paz frágil, precario, siempre amenazado pero con una sospechosa mala salud de hierro, ya que nadie lo da por muerto y de tanto en tanto alguien (un presidente estadounidense en la recta final de su mandato, un líder europeo, sobre todo francés, con ánimo de ‘grandeur’) intenta “relanzarlo”; que los “extremistas de ambos lados” amenazan y dañan el proceso de paz con la violencia; que los extremistas palestinos son muchos y variados, desde los “terroristas islamistas de Hamas” a la inoperante y colaboradora necesaria con la violencia Autoridad Nacional Palestina; que los extremistas israelíes son los llamados “halcones“, y que para desespero de todos sus tesis se imponen a las de las “palomas”; que las pocas veces que las “palomas” gobiernan en Israel se ven atrapadas entre estos dos extremismos porque, en realidad, no tienen “socios ” para la paz ni en su propio bando ni por supuesto en el de los palestinos; que el campeón de estas palomas, el hombre de paz por antonomasia, era Shimon Peres.

Este artículo de publicó en El Periódico el 28 de septiembre del 2016. Puedes leerlo entero aquí

Anuncios

‘Big Bang’ de Hawking a Israel

Artículo publicado en El Periódico el 8 de mayo del 2013

La decisión de Stephen Hawking de boicotear un acto académico en Israel es de las que duelen en el Estado hebreo. Según ha publicado el diario ‘The Guardian’, Hawking ha decidido no participar en una conferencia organizada por el presidente Shimon Peres (nada menos), bautizada como Facing Tomorrow, a la que están invitados decenas de personalidades artísticas y científicas en junio y que este año, además, conmemora el 90º cumpleaños de Peres (nada menos). No es Hawking el primer nombre que rechaza acudir a esta cita: Elvis Costello, Roger Waters, Brian Eno, Annie Lennox y Mike Leigh son otros que no irán. El daño del ‘no’ de Hawking viene dado por su innegable reputación en el mundo científico, lo cual le da enorme trascendencia. Aunque tampoco debería caer como una sorpresa total en Tel-Aviv: ya antes Hawking se había referido a la ocupación israelí de los territorios palestinos como ‘apartheid’. Sigue leyendo

Astenia primaveral

Cansado de estar cansado, harto de estar harto, leo los discursos de Barack Obama en su primer día de visita a Israel, veo los gestos, los brazos abiertos, la sonrisa franca, y no me enfado; tan sólo me entristezco. No me embarga ninguna indignación, sino tan sólo una suerte de astenia primaveral (cuestión de fechas, supongo), una fatiga existencial, un encogimiento de hombros. No cabe ya ni una gramo más de ira, ni  un ‘basta ya’, ni un ‘puñetazo en la mesa’, ni un ‘voy a desahogarme ante tanta sandez’. No, qué va. Tan sólo una apesadumbrada aquiescencia, un ‘ya lo sabía’ trocado en un ‘ya me lo temía’. Un ‘qué pena’ murmurado muy adentro, donde apenas se oye, donde casi no lo oigo ni yo mismo. Sigue leyendo

Se va Lieberman para quedarse

Se va Avigdor Lieberman, tal vez el más improbable ministro de Exteriores de la historia de Israel, y eso de por sí ya es una buena noticia, ya que la marcha de un político al que muchos de sus compatriotas consideran racista (recordad que estamos hablando de Israel) siempre es un ejercicio higiénico. De todas formas, Lieberman no se va ni por sus ideas, ni por su oratoria ni por su labor política al frente de Yisrael Beiteinu, sino como tantos y tantos dirigentes de alto rango israelí por un caso de corrupción. Sigue leyendo