El telesketch no basta

Ha llegado el momento para Mitt Romney de usar el telesketch, apretar el botón del reset y empezar de nuevo. Pido disculpas por lo fácil del inicio del post, pero es que el ¿patinazo? del gurú del que ya sabemos que será el candidato republicano a batirse con Barack Obama lo pone a huevo. Se han acabado las primarias, empiezan las presidenciales, se acabaron las eliminatorias, empieza el torneo de verdad. Señoras y señores, a su centroderecha, Barack Obama; a su extrema derecha, Mitt Romney. Sigue leyendo

Al loro, Obama

Hay partido en el 2012, o mejor, Barack Obama lo tiene muy crudo para ser reelegido presidente de EEUU; la sombra de Jimmy Carter sobrevuela sobre la CasaBlancade Obama; el Tea Party es muy poderoso; los republicanos ya ganaron las legislativas; es la economía, estúpido; ningún presidente, desde Roosevelt, ha repetido mandato con un desempleo superior al 7,2% y ahora está en el 8,6%. Y las encuestas, por Dios las encuestas: el presidente entra en el año electoral con un índice de aprobación inferior al 45%; más del 70% de los estadounidenses piensa que el país va en la mala dirección; un 54% piensa que Obama no comparte sus prioridades sobre el país y otro 54% dice que Obama no merece ser reelegido. Hasta en entusiasmo, uno de los grandes valores de la campaña de Obama en el 2008, pierde el demócrata: el 61% de los republicanos dice estar muy entusiasmados para votar frente al 47% de los demócratas. Sigue leyendo

El péndulo roto

Publica The Economist a un año vista de las elecciones presidenciales estadounidenses (el primer martes después del primer lunes de noviembre del 2012 será el 6 de noviembre) que en el actual Partido Republicano Ronald Reagan no sería el candidato elegido para evitar la reelección de Barack Obama, ya que el gurú del conservadurismo estadounidense nunca hubiera pasado el examen que las bases conservadoras exigen a sus candidatos. Acierta en lo de Reagan The Economist, pero yerra cuando dice que el centro está huérfano en EEUU, con un Partido Republicano que se ha lanzado al monte del Tea Party y un presidente Barack Obama que se nos ha hecho izquierdista. Sigue leyendo