Krahe y la troika

Ha querido el calendario, ese caprichoso, que coincidieran en tiempo y titulares el europicidio de Alemania y la muerte de Javier Krahe, y uno no puede dejar de imaginar al gran poeta madrileño de Zahara de los Atunes de toda la vida pergeñando unos versos que dijeran algo así como es un asunto muy delicado, el de la troika y la Merkel, mientras veía ir y venir las olas, que ya se sabe que mal mirado el mar es una redundancia. Seguro que de dedicarle unos versos a la Merkel Krahe lo haría con más gracia que Pablo Iglesias, que en su famoso actuación conjunta con Krahe en la sala Galileo Galilei mancilló el recuerdo del ‘Cuervo Ingenuo’ para cantar algo así como “Tú mucho partido, pero, ¿es socialista, es obrero, o es español solamente?  Pues tampoco cien por cien si alemán también, Merkel ser muy absorbente”. Por Manitú, que Krahe le cantaría unos versos mucho mejores a Merkel y al paréntesis de sus caderas que el líder de Podemos, que por suerte para él no se gana la vida en el escenario (o sí). Sigue leyendo

Anuncios

#JeSuisSerHumano

Por no tener, el barco pesquero abarrotado que el que viajaban las 700 personas que naufragó el domingo en la que tal vez sea la peor tragedia migratoria jamás vista en el Mediterráneo, esa fosa común, no tenía nombre. O al menos no he sido capaz de encontrarlo, así que me imagino a todos los líderes mundiales apesadumbrados, a todos los generadores de opinión en Twitter atribulados y a todos los opinantes y tertulianos azorados porque no van a poder popularizar un hashtag solidario, tipo #JeSuisCharlie o #BringBackOurGirls, con el que expresar su empatía, solidaridad y, qué demonios, simpatía con las 700 víctimas, ” hombres y mujeres como nosotros, hermanos que buscan una vida mejor, hambrientos, perseguidos, heridos, explotados, víctimas de guerras, que buscan una vida mejor”, en palabras del Papa Francisco, ese antisistema. Sigue leyendo

Gana Jabotinsky

Los ciudadanos israelíes han votado, y para sorprendente sorpresa de muchos, Binyamin Netanyahu sigue donde estaba: al mando del país. Resulta pasmoso que a tantos resulte pasmoso que un país sociológicamente nacionalista extremo vote a partidos nacionalistas extremos. No se trata sólo del Likud: sumemos el resultado de aquellos partidos que política, social y religiosamente son o se consideran de derechas o conservadores y quienes no. El resultado es abrumador. Unos apuntes sobre el resultado electoral: Sigue leyendo

Mercado cautivo

La cita de un funcionario europeo, desde el anonimato, es buena y, por tanto, ha hecho fortuna en la prensa estos días: “It is outrageous that a country which has just demolished 25,000 houses is demanding that their construction industry benefit from rebuilding them at the expense of the international community. Talk about chutzpah writ large” La lástima es que a UE sólo dice estas cosas desde el anonimato. Su función en la tragedia palestina es merecedora en realidad de figurar en una farsa: el pagano al cual unos desprecian y los otros aún deben agasajar aunque lo hayan dejado ya por imposible, hartos de su inutilidad. El ciclo se ha dado ya tantas veces que daría risa si no fuera tan penoso: la UE paga la construcción, Israel destruye, la UE paga la reconstrucción, Israel vuelve destruir. Cuanto mayor es el problema de conciencia (como ahora en Gaza, esos 50 días de ominoso silencio), más dinero aportan los europeos. Que ahora se enfaden porque resulta que Israel quiere que sean sus empresas quienes reconstruyan Gaza es, como dice el periodista Jonathan Cook en su imprescindible blog, ridículo: esto siempre ha sido así. Se llama, como todo lo que sucede en la zona, ocupación y sus estructuras. Sigue leyendo

Hasta la próxima

La del martes fue en Jerusalén Este, desde donde escribo este post, una noche de alegría: pirotecnia, cláxones, cánticos, algunas banderas en una zona que desde el asesinato de Mohamed Abu Kheidar (lo quemaron vivo colonos, no hay que olvidarlo) está sufriendo esa cara de la ocupación israelí que pasa desapercibida: decenas de detenciones nocturnas, controles policiales aleatorios, inspecciones de vehículos… Si hubo fiesta grande en Jerusalén Este, y en Cisjordania, y por supuesto en Gaza, fue por un hecho tan sencillo y tan de celebrar como que por un tiempo Israel dejará de destruir a bombazos Gaza. Fiesta grande, por tanto, por el hecho de haber sobrevivido y de seguir sobreviviendo. Para los palestinos, sobrevivir es resistir, sobrevivir es vencer, lo cual dice mucho, lo cual lo dice todo. Sigue leyendo

Obama nos rompe el corazón

Cubrir como corresponsal en Washington las elecciones del 2008, las elecciones de Barack Obama, fue un formidable reto periodístico, un enorme privilegio, por muchos motivos: la trascendencia del momento histórico que vivía EEUU tras los ocho años de George Bush, el 11-S y las dos guerras, la propia figura de Obama, el color de su piel y lo que eso implicaba, la terrible crisis económica que ya enseñaba sus fauces en forma de hipotecas ‘Subprime’ y la caída de Lehman Brothers… Pero también lo fue por las propias características del sistema estadounidense, las primarias, la política y el periodismo hechos espectáculo, el duelo con Hillary Clinton, comprobar a pie de terreno en Washington, en Nueva York, en Iowa, en New Hampshire, en Texas, en Mississippi, en Tennessee, en Colorado, en Indiana, en Chicago, en Alaska, en Nevada, en Los Ángeles cómo la elección de un presidente de EEUU es un acontecimiento global con un asombroso componente local, un asunto que se dirime en los puentes de Madison pero que tiene repercusiones, qué se yo, en Ramadi. Sigue leyendo

‘Bullshit’ en Siria

La gracia, por decirlo de una manera desagradable, de lo que está sucediendo en Siria es que rompe esquemas preconcebidos. Lo cual, por otra parte, no deja de ser la marca de la casa de Oriente Próximo, el lugar donde las alianzas jamás son lo que deberían, la gente no vota lo que se supone que debe votar (cuando la dejan) y las revoluciones no las ganan los que deben ganarlas. Al romperse los esquemas, el panorama del campo de batalla es caótico. Y es entonces cuando surgen, si es que existen, los principios. Sigue leyendo